Mesa de Redacción

Sin beso pero con aplauso

Por Rafa Martín - Domingo, 23 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La Vuelta ha dado -por fin- un paso más a favor de la igualdad de género tras la intensa presión social contra las estereotipos y comportamientos machistas. Y en un deporte como el ciclismo, estos son demasiados y enraizados. La protocolaria costumbre ciclista de exhibir atractivas azafatas en lo alto del podio, que se sigue haciendo en Tour, Giro y otras pruebas, pasará a baúl de los recuerdos. El abanderado de esta decisión fue, a principios de este año, el Tour Down Under de Australia porque suponía una práctica machista y denigrante para las mujeres. Otros países secundaron la misma iniciativa, también en distintas competiciones de motociclismo y automovilismo. Por contra son repugnantes las actitudes (las menos, eso sí) de ciclistas que alardeaban de acudir a algunas pruebas por la exuberancia de las azafatas o “cargados de condones”. Aunque la Vuelta no prescindirá de azafatas totalmente, siempre se encontrarán acompañadas por auxiliares masculinos, que también participarán en la entrega de premios. Eso sí, los campeones se quedarán sin el tradicional beso de rigor de las chicas. Pero con el aplauso de quienes pensamos que las azafatas en los podios sobran ya que supone tratarlas como objetos e infravalorarlas.