Vestigios de una ciudad artesanal

la penúltima jornada de la xx semana medieval giró en torno a los oficios de antaño y a la figura del mercader

Un reportaje y fotografías de Julen Azcona - Domingo, 23 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El taller de la Rúa de Carmelo Boneta salió a la calle para enseñar la elaboración de las velas ‘argizaiolak’.

El taller de la Rúa de Carmelo Boneta salió a la calle para enseñar la elaboración de las velas ‘argizaiolak’. (JULEN AZKONA)

Galería Noticia

El taller de la Rúa de Carmelo Boneta salió a la calle para enseñar la elaboración de las velas ‘argizaiolak’.

La ciudad del Ega se transformó ayer en un espacio atemporal donde los oficios más antiguos cobraron vida junto a la artesanía moderna, todo ante los ojos curiosos de vecinos y visitantes. Estella-Lizarra quiso recordar, en su sexto y penúltimo día de la XX Semana Medieval, los años de ajetreo comercial y artesanal que vivió durante la Edad Media en sus distintos burgos.

De esta forma, las calles Ruiz de Alda, La Rúa, Zapatería y la plaza San Martín fueron escenario de las más dispares labores, desde la plata, pasando por el vidrio, la cera y el mimbre. Las manos de los fabricantes no pararon de trabajar en toda la jornada, que se repite también hoy.

Es el caso de José Luis Etxeberria y Arrate Lizarralde, un matrimonio del barrio de Nuarbe, en la localidad de Azpeitia (Gipuzkoa). Se dedican a elaborar cestos a partir de madera de castaño y llevan más de quince años viniendo a Estella-Lizarra durante la semana medieval -y también en la feria de San Andrés- para mostrar su oficio a los curiosos y, de paso, ofrecer sus productos.

Él corta la madera en tiras y fabrica los cestos;ella, mientras tanto, atiende a la gente y les detalla el largo y tradicional proceso de elaboración: “En invierno cortamos los castaños, que solo valen hasta que les sale la primera rama;hasta tres toneladas que conservamos en estanques y luego cocemos en hornos de pan hasta que están listos para alisar y cortar en tiras”, explicó Lizarralde.

La pareja de artesanos dijo de Estella-Lizarra que es un lugar “muy bueno” para comerciar aunque lamentaron que, fuera de este tipo de eventos, el oficio está desapareciendo: “Cuando era pequeño todos en Nuarbe vivían de la madera”, afirmó Etxeberria. “Ahora solo quedamos nosotros y dos personas más en otro barrio”.

ACTIVIDADESEl día de mercado, que se complementó con una frenética actividad comercial en distintas calles del barrio de San Juan, San Pedro y San Miguel, estuvo impregnado con un ambiente nupcial. Y es que ayer era el gran día de los nobles Doña Blanca de Navarra y Juan I, duque de Bretaña, que celebraron su boda en el convento de Santo Domingo.

Las nupcias se anunciaron desde bien entrada la mañana, con representaciones itinerantes de músicos y trovadores que contribuyeron a sumergir aún más al público en la Estella-Lizarra del siglo XIII. El enlace real fue por la noche, a las 22.00 horas, precedido por un desfile que acompañó a los invitados hasta el convento donde tuvo lugar una cena medieval y donde se requirió que todos los asistentes fueran vestidos a la antigua usanza.

Hoy los mercados de antaño y la rúa de los oficios seguirán ofreciendo sus productos y mostrando sus labores. La jornada viene marcada por el torneo medieval Barbarien, que tiene lugar a las 19.00 horas en el Palenque, la Plaza de Toros de Estella-Lizarra. El precio para asistir al espectáculo es de seis euros en taquilla y cinco si es venta anticipada. Hay funciones teatrales durante todo el día para elevar la expectación alrededor del torneo y caballeros y comitiva real desfilarán desde el palacio de los Reyes de Navarra hasta el Palenque.

Actos del día

11.30 h. Los músicos recorren las calles (itinerante).

12.30 a 14.00 h. Campamento de aprendices de caballero en la plaza de San Nicolás.

12.30 h. Danzas sagradas.

13.00 h. Los juglares anuncian el gran torneo.

18.30 h. Desfile de caballeros y comitiva al torneo.

19.00 h. Torneo ‘Barbarien’ en la Plaza de Toros.

20.00 h. Actuación musical de despedida en la plaza de Santiago.