Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Laura Berro Yoldi Concejala de igualdad y LGTBI en el ayuntamiento de Pamplona

“Muchos hombres, tras escuchar a las expertas en violencia sexista en Sanfermines, reconocían haber agredido sin quererlo a una mujer”

Satisfecha con la exitosa campaña contra las agresiones en fiestas, habla del reto de trabajar el “empoderamiento” y de tener dirección propia

Ana Ibarra Lazkoz Javier Bergasa - Domingo, 23 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Laura Berro pasea en bici por la Taconera de Pamplona el pasado lunes.

Laura Berro pasea en bici por la Taconera de Pamplona el pasado lunes. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

  • Laura Berro pasea en bici por la Taconera de Pamplona el pasado lunes.

pamplona- ¿Qué ha funcionado y qué hemos aprendido estos Sanfermines de la campaña Pamplona libre de agresiones sexistas, un referente para otras ciudades estatales y europeas, y valorada en positivo por medios como The Guardian?

-Los mensajes han llegado a la ciudadanía. La injusticia de las agresiones en fiestas estaba en boca de muchísimas personas, también el mensaje de No es No, que ya venía repitiéndose de años anteriores, sigue calando, y además también con matices. No solamente es No es No cuando una mujer dice que no, sino también cuando no hay un sí claro, cuando la mujer está llorando, cuando está paralizada, cuando te mira mal, cuando se da la vuelta y se va... También estos mensajes están calando claramente. Se ve en las visitas que hemos tenido al punto de información sobre agresiones sexistas de la Plaza del Castillo.

La mano roja ya no se ve como un símbolo fetiche de cuatro feministas....

-La mano roja es un símbolo popular. El año pasado también repartimos un símbolo que se mantiene de años anteriores y que se reconoce como lucha contras las violencias machistas y, en concreto, contra las agresiones sexistas en fiestas. Pero, además, las personas también quieren entender porqué estamos repartiendo esa mano, y qué son las violencias machistas, qué tipo de violencias hay...

Habrá gente que piense que hay razones con el asesinato de Nagore Laffage en 2008 o la violación múltiple del año pasado... pero también quien exprese con el pin: quiero que me respetes, no sólo que no me agredas. ¿Se da ese paso?

-Ponemos el foco constantemente en las mujeres, en que sean ellas las que se protejan, que denuncien y que hagan frente a los agresores. Pero las profesionales que han atendido el punto informativo comentaban que a muchos hombres, escuchando las explicaciones sobre lo que era violencia sexista, se les cambiaba la cara y se quedaban paralizados: “¡Oh Dios mío, yo también he agredido a una mujer sin querer!”, admitían. Como parecía que formaba parte de la fiesta esto de tocar el culo o determinados actos intimidatorios... Más de 18.000 personas han pasado por el punto de información durante las fiestas, y el año pasado fueron menos de la mitad...

¿El aumento de las denuncias por tocamiento o intimidación este año denota una mayor concienciación?

-Yo creo que una de las estrategias de la campaña para reivindicar que las mujeres tenemos que ser libres en todos los momentos del año pero desde luego en fiestas es el aumento de las denuncias por abusos de menor intensidad como son los tocamientos e intimidaciones, que ahora empiezan a denunciarse. Todavía hay gente que piensa que somos unas exageradas por que los hombres no pueden tocar el culo a las mujeres cuando están de fiesta. Será si hay un consentimiento, si te dice que sí... También ha tenido muy buena respuesta esa parte de la campaña. Creo además que los medios de comunicación a nivel foral y estatal han tenido muy buen trato de la campaña de prevención.

Pocas denuncias por violaciones: ¿buena o mala noticia? Lo digo porque no siempre se da ese paso necesario...

-La violencia machista está ahí constantemente y es consecuencia de un sistema desigual entre hombres y mujeres. En general ha habido una buena aceptación de los mensajes y en querer aprender más. El reto que tenemos con todas las violencias es trabajar durante todo el año, en San Fermín txikito y en las fiestas de todos los barrios. Y hacer esa concienciación para prevenirlas. Trabajar con la prevención y en explicar qué es esto del sistema patriarcal.

Hay otro tipo de desigualdades o abusos que se consienten porque son amigos, porque son conocidos o trabajan juntos...

-Por desgracia pasa. Es difícil denunciar porque la gente del entorno no tiene porqué creer a la chavala, y eso pasa habitualmente. Y porque es más difícil poner una denuncia a alguien con el que te vas a cruzar o alguien con el que tienes cierta relación o afecto. Por eso es tan importante denunciar a los agresores aunque sean de un círculo cercano.

¿Ha habido una mayor coordinación con el tejido asociativo e implicación de otras áreas tanto en las medidas de prevención como de respuesta ante las agresiones sexistas? ¿Cuáles han sido los principales cambios este año?

-El protocolo de respuesta institucional se creó a finales de 2015. Se han ido dando diferentes pasos hasta mejorar las tres acciones: la respuesta institucional-ciudadana, la policial y de acompañamiento. En esta lucha están Seguridad, Acción Social, Igualdad y Comunicación... El año pasado con el área de Acción Social se puso en marcha el servicio de acompañamiento a las mujeres que lo soliciten en caso de sufrir una agresión. Se puede pedir sin denuncia policial y se trasladan. El año pasado hubo cinco personas de guardia y que se iban pasando el teléfono que se activaba desde el 112. Les acompañan a lo que haga falta, al médico, a poner una denuncia si quiere, acompañamiento emocional o afectivo. O pueden quedarse a dormir sin ir a su domicilio en unas instalaciones protegidas. También se asiste a la familia. Este año hemos mejorado el servicio de acompañamiento con más profesionales y el teléfono se podía pedir desde el Punto de Información. En la respuesta policial contábamos con cámaras de seguridad en la ciudad que se iban a destinar a detectar posibles agresiones, además del sistema de App Alertcops para contactar con la policía más próxima... se ha mejorado todo el dispositivo además de mejorar la coordinación. Hemos reforzado la Junta de Protección Civil como espacio para informar de estos casos, con presencia de las cuatro policías que actúan en Pamplona. Y hemos generado una mayor confianza con el tejido asociativo y con el grupo de Sanfermines en Igualdad.

Hay quienes incluso culpabilizaron a la joven madrileña de la agresión múltiple del año pasado...

-Ese tipo de cuestiones tiene que ver con el consenso que por ejemplo hemos querido alcanzar en el Ayuntamiento y que habla de la necesidad de transformar una sociedad que protege a los hombres y culpabiliza a las mujeres agredidas o víctimas. UPN quiere quitar ese párrafo del comunicado que tenemos consensuado porque dicen que en Pamplona eso ya no sucede. Está claro que hemos dado muchos pasos pero todavía queda mucho por hacer. Cuando a una mujer se le pregunta qué hacía sola a esas horas de la noche, en el fondo, también la estás culpabilizando. Pero también hay gente que se siente muy amenazada cuando decimos ésto.

Las peñas se adhirieron a la rompedora campaña de Acción contra laTrata Metachodemacho. ¿Todo suma?

-Es una campaña interesante que incide en las masculinidades, que es precisamente uno de los temas que tenemos como reto: trabajar este curso en todo el plan de igualdad y empoderamiento de mujeres y de cambio de valores. La antropóloga Rita Laura Segato dice que el sistema patriarcal es violento e inculca a los hombres esa violencia y cómo luego esos hombres la expresan: bien de manera vertical hacia una mujer para expresar su dominación, o bien lo hacen en grupo para autorreafirmarse en su masculinidad. Por eso, ante insultos o los mal llamados piropos se hace ese colegueo, esa protección mutua... Y que estos colectivos trabajen con esta campaña es enormemente positivo.

También hay mujeres que creen que las chavalas con pantalones muy cortos provocan. ¿Pamplona es una sociedad muy conservadora?

-En lo sexual específicamente Pamplona es conservadora. Sin embargo, este año ha sido muy potente el apoyo que ha habido al movimiento LGTBI. Es casi contradictorio el apoyo que hay en Pamplona y en Navarra a este colectivo, lo cual es muy positivo y ha permitido que el movimiento coja mucho impulso. La apertura del espacio de información y asesoramiento de la calle San Gregorio ha tenido muy buena acogida. El centro está abierto a todo el mundo no sólo a personas LGTB sino a trabajar las diversidades sexuales y de género. Es cierto que ha sido un avance muy positivo.

¿En qué medida el cambio político ha contribuido a dar un mayor impulso a las políticas de igualdad de género?

-El gobierno del cambio en Iruña ha considerado que la igualdad real es uno de sus valores fundamentales. Se ha reflejado en la concejalía de Igualdad que se inserta dentro del área de Participación Ciudadana y que no existía. Sólo había una técnica de igualdad y era imposible generar políticas potentes de igualdad. El área ha crecido y ahora tenemos tres técnicas, se han visto esas mejoras y contamos con un tercer Plan de Igualdad (2016-2022). Una de las claves del Plan de Igualdad es la trasversalidad de género en todas las políticas porque las instituciones son patriarcales y las áreas funcionan como comportamientos estancos. Va costando. Esta estrategia se ha visto durante todo el año. Así, se ha dado mayor puntuación a entidades deportivas que incluían en sus órganos de decisión a mujeres. También en cultura se ha visto cómo la programación en Civivox o en Sanfermines ha tenido en cuenta la perspectiva de género. Ha habido grupos feministas, más mujeres. La remunicipalización del SAD también va en esa línea. En el sector de cuidados la feminización es total. Si la institución recoge desde lo público un servicio de estas características y que tenga mejores condiciones laborales y una estabilidad, es muy importante. También se ha mejorado la seguridad en algunas zonas de la ciudad.

¿Qué envidia cuando mira otras ciudades del cambio en materia de igualdad? ¿Es necesario realmente que cada ciudad tenga, como en el caso de Pamplona, hasta tres técnicas de igualdad?

-Si queremos seguir construyendo y profundizando en que la ciudad sea igualitaria el área tiene que estar en igualdad de condiciones con otra áreas. Debería pasar a tener una concejalía delegada y autónoma. La idea es que las políticas sean participativas e igualitarias. Vemos ahora que hace falta mayor autonomía y una dirección propia. Considero que uno de los valores fundamentales del gobierno del cambio es la igualdad real. Queremos trabajar el empoderamiento, poner en marcha la Casa de las Mujeres conjuntamente con el tejido asociativo y un espacio de igualdad. En unas jornadas sobre políticas de igualdad conocí el caso de un pueblo de Granada, Maracena, con cuatro técnicas para 21.000 habitantes y trabajos en corresponsabilidad muy interesantes. Otro ejemplo es Fuenlabrada. Es buen momento para compartir experiencias y recursos, y ver errores... En Noruega, por ejemplo, se impulsaron programas laborales de media jornada pero no dieron resultado porque las mujeres se veían atrapadas en ella y no daban el paso de ocupar una jornada completa.

¿Y se va a trabajar también con los colegios de la ciudad?

-La idea es hacer una pedagogía sobre violencias, machismo, masculinidades y diversidad sexual y de género. Con la red de escuelas infantiles municipales hemos trabajando por otro lado el tema de la coeducación. Tienen un plan educativo excelente.

¿A Laura Berro le cayó esta área o la buscó?

-Fue una de las opciones. He sido feminista, participaba en el movimiento feminista y esta conciencia me resulta vital, me atraviesa todo el rato. Estoy continuamente hablando con gente de este tema, leyendo cosas, lo necesito para mi vida no sólo para mi trabajo... Estoy muy satisfecha con el área, creo que se han dado muchos pasos. Una cosa tan sencilla como elkit de supervivencia en Sanfermines para gente joven que trabaja la autonomía personal en los cuidados ha tenido muy buena respuesta, con la formación de grupos mixtos.

¿Es Pamplona más feminista que hace dos años?

-Tiene que haber mujeres en todo pero no es suficiente, tienen que desarrollarse políticas feministas. Además, hace falta una conciencia de trabajar por la igualdad. Queda todavía mucho por hacer pero hay cosas que están cambiando. La activista Angela Davis dice que el feminismo es la noción radical de que las mujeres son personas, y por lo tanto, deben tener sus derechos humanos garantizados. Por tanto, la lucha feminista no puede quedarse sólo en la lucha de hombres y mujeres. Estamos construyendo sociedades en las cuales todas las personas tienen que tener garantizados sus derechos humanos, tienen que incorporar al colectivo LGTBI, y otras luchas como la ecologista, solidarizarse con la PAH o con injusticias como la ocurrida en Alsasua. Cuando una persona es feminista tiene que tener una mirada más abierta, sin desigualdades de ningún tipo. Pamplona ha sido una ciudad muy activa en movimientos sociales, hay mucha conciencia social, y en Sanfermines hemos visto la respuesta a la campaña pero también a una programación festiva más sana y de mayor participación. Somos ahora una ciudad más amable en movilidad, más igualitaria y menos agresiva. Igual echo en falta en algunas ocasiones una mayor movilización en la calle porque igual vengo de ahí, y me parece necesario que la ciudadanía nos vaya guiando.

las claves

“Cuando a una mujer se le pregunta qué hacía sola a esas horas de la noche en el fondo la estás culpabilizando, y se protege a los agresores”

“En lo sexual Pamplona es conservadora pero se ha visto este año un apoyo potente al movimiento LGTBI”

“Hay gente que piensa que somos unas exageradas porque los hombres no pueden tocar el culo en fiestas”

Herramientas de Contenido