Porque llegaron las fiestas...

DE CÓMO SE PASÓ EN | Elizondo de empezar las fiestas por la tarde con la salve al chupinazo que data aquí del año 1959

Un reportaje de Lander Santamaría. Fotografía J.M. Ondikol - Domingo, 23 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La multitud acompaña a los gigantes, los dos primeros comprados por Juanito Eraso el año 1947.

La multitud acompaña a los gigantes, los dos primeros comprados por Juanito Eraso el año 1947.

Galería Noticia

La multitud acompaña a los gigantes, los dos primeros comprados por Juanito Eraso el año 1947.

“Deesta gloriosa ciudad”, se canta en el popularísimo Vals de Astrain, conocido también como el¡Riau, riau!, con la letra que en 1928 escribió María Isabel Hualde para la música compuestas por Miguel Astrain, que por poder se puede adaptar a cualquiera de los festejos de los pueblos de Navarra, el nuestro incluido que comenzará mañana. Si el tiempo lo permite y la autoridad no lo impide o al revés, ya no se sabe como se decía, con chupinazo que prenderá la niña Nahía Urzaiz Cuartero, 11 años, que por su ingenio y buen pintar se ha ganado con justicia el derecho a hacerlo.

Será al mediodía, a las doce en punto que nos da la impresión que no sonarán en las campanas de la parroquia de Santiago Apóstol a las que, de momento, traviesas ellas les ha dado por tocar los cuartos pero no las horas, cuestión de maquinaria que camina en busca de su primer centenario. En la plaza de los Fueros se darán cita muchos elizondarras, baztandarras y visitantes, más cada año se suele decir aunque esta vez toca en lunes y ya se verá.

El chupinazo aquí, en Elizondo y en el País del Bidasoa en general, no cuenta por cierto con el arraigo ni provoca el desvarío no ya de Pamplona sino tampoco de otras localidades. Será cosa del temperamento particular que se nos atribuye a las gentes de la montaña, más acostumbradas a “cuajada y chunchún” tal como le contaban a José María Iribarren, aunque hay pueblos más expresivos que otros.

Podría ser por la cuestión de que el chupinazo todavía no ha llegado a los 60 años en Elizondo, ya que es en 1959 cuando el del mediodía lo introduce Manuel Olabe Viela siendo alcalde jurado, continuador en la Justicia de Mariano Izeta y antecesor de Pedro Garmendia. Las hemerotecas, hasta entonces, no hacen mención expresa ya que las fiestas empezaban al atardecer, una vez finalizadas las labores de un Elizondo todavía más agrícola y ganadero.

La Salve de la iglesia parroquial, que hace un siglo, en 1917, se decía que se había cantado “la de Buenaventura Zapirain” (autor de la ópera vasca Chanton Piperri, estrenada en 1896) señalaba el inicio festivo. Y por supuesto que había lanzamiento de cohetes (que se conocían como “voladores” en aquel tiempo), y fuegos artificiales, pero no para el inicio festivo.

El próximo se cumplirán 75 años de la compra de los primeros kilikis, en 1943 siendo Leandro Imbuluzqueta alcalde de Elizondo, y todavía tardarán más en llegar los gigantes, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón que, por un error ajeno y para su disgusto, se los colaron al maestro Juan Eraso Olaetxea. Entonces lo que le ponía al personal eran los partidos de laxoa (guante), mano y pala que “arrastraron multitudes” y los “animados paseos” por la plaza de los Fueros, contraste como en blanco y negro con lo de hoy en día.

lo que queda del día

Trinidad. Acaba de cumplirse el aniversario, fue el 16 de julio de 1945 en Alamo Gordo (Nuevo México, Estados Unidos de Norteamérica), de la explosión de la primera bomba nuclear bautizada Trinity (Trinidad) en lo que se denominó Proyecto Manhattan. En menos de quince días, llegará el día en que se lanzó y utilizó para acabar con las vidas de miles de personas (como siempre, la inmensa mayoría de civiles indefensos) en Hiroshima y en Nagasaki, entonces el Imperio de Japón. Fue uno de los más grandes logros (¿?) de la inteligencia humana y una de las más horrorosas armas de cuantas amenazan a la Humanidad. No sé, en cierto modo, si es motivo de conmemoración pero creo que no lo es de alegría, ciertamente.

las frases

los hábitos

“Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta”. (Aristóteles, filósofo y pensador griego, 384-322 a.C.)

“La juventud tiene el genio vivo y el juicio débil”. (Homero, poeta y rapsoda griego, siglo VIII a.C.).

la actualidad

estrategias

Se lleva: Intentar manipular voluntades para conseguir simpatizantes y seguidores que apenas cuentan con 13 o 14 años, desde luego, no llegan a los 16, a base de organizar jolgorios para animarles a consumir lo que dicen katxis de cerveza u otras bebidas alcohólicas en vasos plastificados de tamaño parecido al suyo. Y sincera y decididamente, debo confesar que no me gusta nada. Pero que nada.