La derrota del banquero Blesa

Constantino Alfaro Cortés - Lunes, 24 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La muerte de Blesa ocupa muchas líneas de tinta negra, el mismo oscuro color que las tarjetas que usaba para caprichos personales y que, en parte, le han ayudado a apretar el gatillo.

Sus cómplices de fechorías todavía por aclarar y gente política e hipócritamente correcta, lamentarán su última decisión, pero las opiniones que yo he oído afirman lo contrario. Más bien hablan de su cutre chulería y de anteriores decisiones suyas como las estafas de las preferentes y de los despilfarros con las blackque muestran su carencia total de escrúpulos.

Preferí que se suicidara a que lo hubiesen suicidado. Su última decisión indica una rabia, impotencia y desesperación que no pudo soportar, aunque me cuesta imaginar esto en una persona con un solo principio: el dinero. Tal vez no soportó verse derrotado, acostumbrado siempre a ganar. Se llevó su secreto tranquilamente, sabiendo que al infierno no iría y que sus padres, junto a los que está ahora, no pueden avergonzarse de él.

Debe ser terrible el sufrimiento interno del suicida hasta que ve que la solución a esa angustia insoportable es irse. Siempre me han producido mucha pena y gran respeto.

En este caso, no. Como no se ha arrepentido de nada, me gustaría que antes de adoptar su última decisión le acojonaran las consecuencias de sus fechorías y fuese consciente de su fracaso como persona y de su derrota.

Me queda la curiosidad de qué pensarán de su decisión los mafiosos clanes Pujol, Villar, Urdangarin, Bárcenas… por poner los de más actualidad. No creo que la compartan. Confiemos que los jueces no se dejen impresionar.