Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El botín medio de un robo en un hogar de Navarra asciende a 1.224 euros

Un informe de Unespa desvela que el coste medio del asalto a una vivienda se ha triplicado en un año

Poblaciones medianas como Aranguren, Egüés, Olite o Cintruénigo son más vulnerables a sufrir un allanamiento

Daniel Burgui Iguzkiza | Unai Beroiz - Lunes, 24 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

La mayoría de los bienes afanados en viviendas de Navarra por la fuerza son joyas, ‘gadgets’, tecnología u objetos que pueden extraerse con facilidad.

La mayoría de los bienes afanados en viviendas de Navarra por la fuerza son joyas, ‘gadgets’, tecnología u objetos que pueden extraerse con facilidad. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

La mayoría de los bienes afanados en viviendas de Navarra por la fuerza son joyas, ‘gadgets’, tecnología u objetos que pueden extraerse con facilidad.

Pamplona- El valor medio del botín con el que se hacen los ladrones cada vez que saquean una vivienda en la Comunidad Foral asciende a 1.224 euros, así lo determina el último estudio que ha publicado la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa) este verano con datos de 2015 y que analiza 685 hurtos por la fuerza que ocurrieron en ese periodo entre las viviendas de sus más de 164.000 clientes con pólizas. A pesar de que los asaltos a los hogares en Navarra no aumentaron considerablemente respecto al anterior estudio (tan solo 135 robos más), sí que los profesionales del sector de seguros detectaron que los delincuentes se llenaron más y mejor los bolsillos en sus rapiñas: casi el triple que en el estudio anterior de 2014 que situaba el valor del coste medio del robo en hogares en torno a los 368 euros. Lo que distingue a este estudio respecto a otras estadísticas ofrecidas por el Ministerio del Interior o cuerpos policiales es precisamente que analiza y cuantifica el daño causado en estos robos y también dibuja una radiografía de su distribución por poblaciones y barrios.

Aunque algunos datos saltan a la vista por razones obvias de población: uno de cada cinco de estos allanamientos perpetrados en Navarra se produjo en Pamplona, que registra una media de un asalto a una vivienda cada dos días. Así, la capital navarra junto con Tudela, Barañáin y Berriozar concentran el 40% del total de los hurtos violentos en casas. La lógica dictamina que un municipio con más hogares asume más delitos por número que otro más pequeño, pero eso no significa que sea más peligroso o más vulnerable.

De hecho, en la geografía de Navarra -sin grandes ciudades y mucho municipios pequeño- la probabilidad más alta de sufrir un robo la padecen poblaciones medianas de entre 6.000 y 15.000 habitantes, con urbanizaciones unifamiliares, segundas residencias o viviendas de fin de semana. Estos núcleos de vecinos son idóneos para los delincuentes: suficiente grandes como para pasar desapercibidos y suficiente pequeños para operar un hurto con tranquilidad. Responden a este perfil Aranguren, Egüés. Cintruénigo, Olite, Corella o Funes.

probabilidades y riesgosEl estudio de Unespa también muestra datos interesantes sobre estimaciones y probabilidades de robo. Esto es el resultante de dividir el número de hogares asegurados por los siniestros ocurridos realmente: es decir, de todos los hogares que eran potencialmente vulnerables qué porcentaje de ellos sufrió realmente un robo.

Estos datos son clarificadores cuando se ponen sobre el mapa de la comarca de Pamplona. Así aunque los distritos donde se produjeron más robos en viviendas fueron Berriozar, Barañáin o San Jorge no fueron estos los lugares que concentran mayor probabilidades de robo, que en la capital navarra son los Ensanches: en los hogares asegurados en el centro de la ciudad la probabilidad de sufrir un asalto en casa se dispara hasta el +124%. Es en el Primer y Segundo Ensanche de Pamplona donde además el valor medio del botín del robo adquiere mayor gravedad para las aseguradoras: los cacos se levantan hasta 1.032 euros de media en estos barrios, frente a los 500 euros que suelen afanar de promedio en otros lugares de la ciudad.

Así, en orden opuesto de probabilidades, las viviendas “menos atractivas” para los ladrones resultan ser los pisos de estudiantes (zona de Iturrama, Irunlarrea, Echavacoiz y campus universitarios) donde la probabilidad es, en negativo, de un -66%.

“Es lógico que barrios con mayor concentración de viviendas en forma de pisos y torres sufran más robos, pero la proporción y probabilidad de ser asaltado es menor”, explica Miguel Ángel Vázquez, responsable del Departamento de Análisis y Estudios de Unespa.

El segundo barrio “más seguro” de la capital navarra, a pesar de la creencia popular o el estigma, resulta ser el casco viejo. Dentro de las murallas de Pamplona la probabilidad de sufrir un allanamiento y hurto en el hogar desciende a un -58%. Esta parece ser una tendencia en todo el Estado, según explican las mismas fuentes de Unespa: “Los centros históricos cada vez concentran menos vecinos, se han convertido en lugares de ocio, restauración, oficinas, franquicias, comercios y también están en contante vigilancia, tránsito de personas y no son de tan fácil acceso, por tanto se han vuelto muy poco atractivos para los delincuentes”.

Por incidencia de días de la semana, el preferido de los ladrones para delinquir parece ser el lunes junto con los viernes y, por supuesto, los días de vacaciones y fiestas patronales ofrecen más oportunidades al hurto, siendo los meses de abril y marzo (Semana Santa) junto con julio y agosto cuando se producen más pillajes en las viviendas navarras.