Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Nuevos amigos de San Miguel de Aralar

Presentados al Ángel 80 niños y niñas para pedir su protección y estrechar los lazos con el santuario

Nerea Mazkiaran - Lunes, 24 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un grupo de niños y niñas esperan su turno para besar a San Miguel de Aralar.

Un grupo de niños y niñas esperan su turno para besar a San Miguel de Aralar. (NEREA MAZKIARAN)

Galería Noticia

  • Un grupo de niños y niñas esperan su turno para besar a San Miguel de Aralar.

uharte arakil- San Miguel de Aralar sigue sumando amigos, una gran cuadrilla que supera ya el millar de niños y niñas que año tras año son presentados al Ángel de Aralar para pedir su protección de por vida. Ayer fueron unos 80. Esta presentación comenzó a celebrarse en 2004 impulsada por la cofradía de San Miguel para reforzar el vínculo de los txikis con el santuario y cubrir de alguna manera la falta de bautizos, que deben realizarse en las parroquias. “En San Miguel se celebraban muchos bautizos” señaló José Mari Ustarroz, presidente de la cofradía y monaguillo zaharra de don Inocencio Aierbe, el inolvidable capellán de Aralar. “Miguel de la Cuadra Salcedo trajo una concha de Borneo para bautizar a su nieto”, recordaba Ustarroz.

De esta vinculación de las criaturas con San Miguel queda constancia en un pergamino que ayer pudieron recoger los niños y niñas apuntados con anterioridad, 55 en total. El resto, más de una veintena, podrá recogerlos a partir de dos semanas en el santuario.

“Se tuvo la idea muy acertada de que hubiera un día en el que los protagonistas fueran los niños”, apuntó Mikel Garciandía, capellán de Aralar, quién destacó que las personas acuden a este acto por diferentes motivos. “Hay matrimonios que van viendo pasar los años y no pueden tener los hijos. Cuando llegan, para aquellos que han pedido a Dios de una manera especial en este santuario, es una fecha que la tienen metida en el corazón”, señaló Garciandía.

Asimismo, apuntó que “poco a poco se va notando que el santuario de San Miguel se va extendiendo, cada vez y más personas de lugares lejanos que lo conocen y lo quieren. Es muy bonito”, observó.

Prueba de ello eran cuatro hermanos de Barcelona: María, Pau, Nil y Marta Salex, que veranean desde hace una década en Goldaratz y desde ayer son amigos de San Miguel. Su anfitriona es Josefina Iturralde, gran devota del arcángel y que ha sabido transmitirles el cariño a ángel que cuida desde lo alto de Aralar. Ayer estaba feliz. Y es que presentaba a sus cuatro nietos: Nora y Markel Andueza, que viven en Urdanoz, y los gemelos Unai y Beñat Saizar, de Berastegi. Además, para ella, los catalanes “son como de la familia”. De Goldaratz también eran los hermanos Alain e Iraitz Elizondo.


NUEVO VESTIDO La de ayer era la primera vez que los niños besaban la imagen de San Miguel tras su restauración, un largo proceso en el que ha ganado cerca de un kilogramo. “No lo hemos pesado pero andará por ahí”, apuntó Garciandía. Antes pesaba 4,8 kilogramos. Lo anterior lo corroboraba Mariano Zubiría, otro monaguillozaharra y encargado de portar el ángel en la salida oficial del domingo de Resurrección.

La restauración se llevó a cabo dado el mal estado que presentaba el recubrimiento dorado de la plata, con fisuras y grietas. Por ello, se decidió realizar una réplica del vestido del ángel, incluidas las alas y la cruz, en cuyo interior se guarda el cuerpo del ángel y el Lignum Crucis. La carcasa anterior era del siglo XVIII, realizada por el platero pamplonés José de Yabar. Pasará a formar parte del Museo Diocesano de la Catedral y cuando se organice en el santuario un museo, pasará a formar parte de su colección.

Herramientas de Contenido