Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

‘El tablón’, sí;‘Des-pa-sito’, no

Eliminados del repertorio los éxitos veraniegos, la plaza de Los fueros vibró al ritmo de clásicos populares

Un reportaje de F. Pérez-Nievas Fotografía U. Beroiz/J.A.M./F.P-N. - Martes, 25 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Varios tudelanos reciben agua de los balcones a su paso por la calle Carrera.

Varios tudelanos reciben agua de los balcones a su paso por la calle Carrera. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Varios tudelanos reciben agua de los balcones a su paso por la calle Carrera.

que la juventud tudelana, en pleno imperio de Des-pa-sito y de Súbeme la radio, hijos del jovencito Iglesias (del de Julio, no de Pablo), vibrara ayer con A mí me llaman el tablón o con Sale el sol por la mañana, es un hecho digno de destacar, del que hablarán las crónicas durante siglos y sobre el que el CIS, a buen seguro, realizará más de un estudio sociológico. Presa de la emoción del momento y ataviados con camisetas impregnadas por todo tipo de mezclas alcohólicas, jóvenes de entre 13 y 20 años saltaron, cantaron y entonaron a voz en grito el sempiterno “A mí me llaman el tablooooón, porque me gustaaaa el morapioooo...”, una pieza musical que muy probablemente habrían oído cantar más a sus abuelos que a sus padres.

‘serapio’ y ‘sale el sol’La megafonía este año pasó de elefantes que se balanceaban sobre nada y también de éxitos de reggaeton (quizás por la polémica de sus letras sexistas de las fiestas pasadas) y se dedicó a los clásicos populares (como se denominaban antiguamente a los discos de recopilación de los 80) aunque muy probablemente nadie esperaba que obtuvieran el éxito alcanzado. La masa, que esperaba en la plaza de Los Fueros a que asomara la protagonista Estela Navascués, botaba y botaba cuando se llegaba a la parte de “¡Serapio... cabrón!”. Algo similar sucedió cuando a los 10 minutos llegó otro éxito popular, “Sale el sol por la mañana, por la mañana sale el sol... y por la noche salgo yo”, aunque curiosamente se nublara justo en ese momento.

Es difícil saber la de generaciones y generaciones tudelanas que han celebrado los cohetes a este ritmo. Otros años, la plaza de los Fueros era una especie de gigantesca rave, con la multitud bailando los temas más actuales. Pero este año no. El tripartito del cambio dio unos tres pasos para atrás e hizo entrar de lleno en las tradiciones a los jóvenes que viven para Instagram y para Facebook. Los Pitbull, Iglesias y Georgie Dann han perdido su batalla y si ayer hubiera sonado la música de La Revoltosa por los altavoces, a buen seguro que más de 2.000 almas hubieran comenzado a girar sin freno. Era el día.

El ejército de descamisados que esperaba el cohete y que habían dejado el blanco inmaculado a eso de las 9 de la mañana en algún parque cercano se hubiera lanzado a bailar cualquier cosa que sonara a Tudela, charanga y fiestas. De hecho, la única canción moderna que osó entrar cual cabestro para arrastrar a las masas en el recinto, antiguamente taurino, de la plaza Nueva fue la canción Tudela, que crearan hace varios años diversos grupos de la capital ribera. Esa especie de chovinismo ribero que se despierta cada 24 de julio sirvió para que se desgañitaran coreando el nombre de su ciudad.

A partir de las 12.30, Iglesias (el de Julio, no de Pablo) y su cohorte que asaltan las fiestas veraniegas, se adueñaron de sus piernas, caderas y brazos. Probablemente habrá en muchos bares que no se oiga hasta el 30 de julio ninguna canción que no se haya hecho más allá del charco, pero siempre se podrá decir que durante 30 minutos los tudelanos siguieron a Serapio, cantando que les gusta el morapio, y que entonaron aquella verdad suprema de que sale el Sol por la mañana.

Últimas Noticias Multimedia