Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Tudela | El cohete

Estela enciende el pebetero

La atleta olímpica lanzó el cohete y agradeció el apoyo de los tudelanos en el último año
Se repitieron los cánticos ofensivos contra Pamplona y se exhibieron pancartas reivindicativas

Nieves Arigita Unai Beroiz/ F. Pérez-Nievas/ J.A. Martínez - Martes, 25 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Estela Navascués observa cómo sale el cohete de la lanzadera mientras en la plaza la gente celebra el inicio de las fiestas.

Estela Navascués observa cómo sale el cohete de la lanzadera mientras en la plaza la gente celebra el inicio de las fiestas. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

  • Estela Navascués observa cómo sale el cohete de la lanzadera mientras en la plaza la gente celebra el inicio de las fiestas.

tudela- Como si la plaza de los Fueros fuese un pebetero olímpico, la atleta Estela Navascués lo hizo ayer arder, empleando como combustible las ganas de fiesta de sus conciudadanos y aplicando la llama que desde el año pasado, cuando todo el mundo esperaba verla en el balcón, había guardado dentro. Su elección este año por el PSN, en quién delegó el alcalde para tomar la decisión, tuvo un doble efecto en la llamarada del público, que reconoció en Estela, participante en el maratón de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, todos los valores del éxito: esfuerzo, ilusión, deporte, ideas claras, tenacidad... A expensas de cómo terminen, las fiestas de este año no pudieron tener un mejor comienzo, aunque éste volviera a quedar salpicado por la sensación de vergüenza ajena que provocan los catetos cánticos contra Pamplona (Puta Pamplona, Tudela capital...).

Al margen de eso, la intervención de Estela Navascués fue impecable. Después de agradecer el apoyo que le han brindado sus vecinos en el último año y justo antes de lanzar los vivasa Tudela y Santa Ana, espetó: “Que comiencen las fiestas”. Y el pueblo le obedeció, dando inicio al jolgorio y estallando en la semana más intensa de la ciudad. Si eso no es liturgia olímpica, se le parece mucho.

emoción repartidaLa emoción de Estela, que el día que fue presentada como la lanzadora del cohete reconoció que pasaría más nervios que en el maratón de Brasil, se repartió en miles de trocitos, los de los miles de personas que se dieron cita en la plaza de los Fueros. La mañana, que tuvo “mil veres”, como se dice en Tudela al referirse a los continuos cambios meteorológicos, fue alternando el sol con las nubes, el deslumbrante aspecto del cielo con momentos de gris. El cierzo, recio y más molesto que otra cosa, no restó ganas, al contrario, alivió en buena medida las apreturas de la multitud que cada año llega más tarde a la cita. De hecho, a falta de un cuarto de hora para el chupinazo, fue cuando realmente empezaron a cubrirse las visibles calvas del asfalto, que solo estaba a tope en primera linea, donde se colocan los más jóvenes, teñidos de vino. Aunque la estampa volvió a resultar impresionante, sobre todo cuando se alzaron todos los pañuelicos rojos y los timbaleros anunciaron la salida de Estela al balcón, no sería justo relatar que este año, quizás por la coincidencia con el fatídico lunes, hubo menos gente que el anterior.

banderas, pancartas...Sobre banderas, pancartas y demás accesorios inevitables del cohete, en esta ocasión, hubo lugar y recuerdo para los jóvenes de Alsasua encarcelados, para la gestión del concejal de Festejos (algunos pidieron incomprensiblemente la “readmisión” de Fernando Inaga), para las ikurriñas, las banderas de España, las de Navarra y los infortunados balones promocionales. Nadie se metió con nadie y tal como llegaron, se marcharon, invadiendo las callejuelas que desembocan en el Casco Antiguo, más que para buscar la fresca, como en cohetes precedentes, para resguardarse del cierzo. Las peñas, de nuevo, acogieron el grueso de la multitud, ya encendida por Estela hasta el próximo día 30.

Protagonistas

Familia. El padre, la madre, el marido, el bebé que espera para dentro de unos meses, su hermana y sus sobrinos, sus abuelos... Estela Navascués estuvo arropada por una familia que explotaba de orgullo. Marisol Parra y Javier Navascués se merecían el chute de energía que Tudela les envió desde la plaza.

Con ‘Perico’. Nada más entrar del balcón, Estela recibió la visita del lanzador del cohete del año pasado, Alberto Pérez ‘Perico’, que este año será homenajeado como Tudelano Popular. Se fundieron en un abrazo y atendieron juntos a los medios de comunicación durante un largo espacio de tiempo.

Herramientas de Contenido