Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

al menos 50 civiles muertos

Dos atentados suicidas sacuden Afganistán y Pakistán

Los ataques terroristas, condenados por la ONU, suman más de medio centenar de muertos

Martes, 25 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Familiares de una de las víctimas lloran a las puertas del hospital en Kabul.

Familiares de una de las víctimas lloran a las puertas del hospital en Kabul. (EFE)

Galería Noticia

KABUL - La capital afgana volvió el lunes a ser escenario de un atentado suicida de los talibanes con la explosión de un vehículo cargado de explosivos contra funcionarios del Gobierno afgano, que causó al menos 31 civiles muertos y cerca de 40 heridos, en un momento de recrudecimiento del conflicto.

Casi dos meses después del ataque con un camión cargado de explosivos que dejó 150 muertos y más de 300 heridos, en el peor atentado desde 2001, las escenas de víctimas entre vehículos calcinados y edificios duramente golpeados se produjeron el pasado lunes en un barrio residencial del oeste de la capital afgana.

Poco antes de las 7.00 hora local (2.30 GMT), un ataque suicida hacía blanco en un autobús que transportaba a funcionarios del Ministerio afgano de Minas y Petróleo, afirmó a Efe el portavoz de la Policía de Kabul, Basir Mujahid.

“Entre los muertos y heridos hay funcionarios del Ministerio de Minas y civiles, entre ellos tenderos y aquellos que se dirigían a sus puestos de trabajo”, aseguró el portavoz policial, que aclaró que “entre las víctimas no hay fuerzas de seguridad”.

La mitad de los fallecidos, de los que al menos tres son mujeres, quedaron completamente calcinados y su identificación está resultando difícil para las autoridades.

“De esos cadáveres gravemente quemados algunos han sido ya identificados pero todavía estamos trabajando para identificar a los siete cuerpos restantes, ni siquiera sabemos si son adultos o niños”, afirmó el coordinador.

El portavoz de los talibán, Zabihulá Muyahid, reivindicó la autoría del atentado, dijo que los vehículos se dirigían a la sede de los servicios de inteligencia, y acusó a los funcionarios de torturadores. Sin embargo, la agencia de inteligencia Directorio Nacional de Seguridad (NDS) rechazó la versión de los talibanes, al afirmar que ese departamento “no utiliza autobuses para transportar a sus empleados”.

Tanto el presidente afgano, Ashraf Gani, como el jefe del Ejecutivo del país, Abdulá Abdulá, condenaron “enérgicamente” el atentado contra los “funcionarios” del Gobierno, de acuerdo con varios mensajes publicados en sus cuentas oficiales de Twitter.

“Atacar a civiles muestra las debilidades de los grupos terroristas”, sentenció Gani.

BAÑO DE SANGRE EN LAHORE

Mientras, en Pakistán, al menos 25 personas murieron, 10 de ellas policías, y 40 resultaron heridas en un ataque suicida el pasado lunes en Lahore, en el este de Pakistán, informó a Efe un portavoz de la Policía Hamad Raza.

El portavoz indicó que el suicida detonó los explosivos en una de las principales arterias de la ciudad, cerca de un complejo de oficinas, donde se estaba llevando a cabo una operación de demolición de viviendas ilegales, por lo que había mucha presencia policial.

“Aparentemente la Policía era el objetivo del ataque”, afirmó Raza.

El portavoz señaló que el suicida portaba entre 10 y 12 kilos de explosivos y que se desplazaba en una motocicleta o en un coche cuando hizo detonar los explosivos en esta zona, ubicada no lejos de la sede del Gobierno provincial.

Lahore ha sido escenario de varios atentados en los últimos meses, el más importante en marzo de 2016, cuando un suicida acabó con la vida de 73 personas e hirió a 350 en un parque infantil.

El país asiático lanzó una operación en las zonas tribales en junio de 2014 en la que han muerto 3.500 supuestos terroristas, según datos del Ejército no verificados independientemente.

En febrero de este año el Ejército puso en marcha un nuevo operativo antiterrorista tras una cadena de atentados y hace una semana inició una nueva ofensiva en zonas fronterizas con Afganistán contra el Estado Islámico.

CONDENA de la ONU El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó ambos atentados, y trasladó su respaldo a los gobiernos de los dos países.

“Atacar deliberadamente a civiles constituye una grave violación de los derechos humanos y la ley humanitaria internacional, y puede suponer un crimen de guerra”, dijo el diplomático portugués, que expresó, además, su apoyo a los esfuerzos del Gobierno paquistaní para “combatir el terrorismo y el extremismo violento con pleno respeto de las normas y obligaciones internacionales de derechos humanos”. - D.N.

EJÉRCITO AFGANO

Ataques terrestres y aéreos. Al menos 25 talibán murieron y 15 más resultaron heridos en operaciones del Ejército afgano en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán.

Los milicianos fallecieron después de lanzar un ataque contra efectivos del Ejército afgano que se encontraban realizando operaciones de desminado.

Deserciones. Las autoridades afganas informaron de que un total de 120 miembros de las fuerzas de seguridad, que se encontraban sitiados, se han unido a los talibán en la provincia noroccidental de Faryab.

Herramientas de Contenido