Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Explanada de las Mezquitas

La ONU respalda la retirada de detectores y espera que frene la crisis en Jerusalén

EFE - Martes, 25 de Julio de 2017 - Actualizado a las 20:09h

Vista de Haram El Sherif, o el Monte del Templo para los judíos, en la ciudad vieja de Jerusalén.

Vista de Haram El Sherif, o el Monte del Templo para los judíos, en la ciudad vieja de Jerusalén. (EFE)

Galería Noticia

  • Vista de Haram El Sherif, o el Monte del Templo para los judíos, en la ciudad vieja de Jerusalén.

Naciones Unidas. La ONUy las principales potencias respaldaron este martes la retirada por parte de Israelde los detectores de metales del acceso a la Explanada de las Mezquitas y confiaron en que ello permita poner fin a la crisis en Jerusalén.

Naciones Unidas dio la bienvenida al movimiento a través de su enviado especial para Oriente Medio, Nickolay Mladenov, quien dijo que espera una vuelta a la "relativa calma" previa a los choques de los últimos días.

"Espero que la decisión del Gobierno lleve a calmar las actuales tensiones y permita el regreso de los fieles a los lugares sagrados", dijo Mladenov ante el Consejo de Seguridad, que este martes analizó el conflicto palestino-israelí en un amplio debate.

La cita, ya prevista con anterioridad, se vio acaparada principalmente por la crisis desatada en Jerusalén tras la decisión de Israel de ampliar las medidas de seguridad en torno a la Explanada de las Mezquitas en respuesta a un reciente ataque en el recinto.

Esas medidas fueron interpretadas por los palestinos como un intento de apropiarse del lugar, el tercero más sagrado del islam y el más sagrado para el judaísmo, pues alberga el también denominado Monte del Templo, a cuyos pies se encuentra el Muro de las Lamentaciones.

En la zona rige desde 1967 un arreglo por el cual Jordania se encarga de custodiar el recinto, un statu quo cuyo mantenimiento, según la ONU, es "vital".

Mladenov insistió este martes en que la crisis en la Ciudad Vieja de Jerusalén ha vuelto a poner de manifiesto el "grave riesgo de una escalada" y de que el conflicto tome un tinte abiertamente religioso, con consecuencias en toda la región.

"Todas las partes deben evitar acciones provocadoras, mostrar moderación y lograr poner fin a esta crisis en los próximos días", insistió el diplomático, que tiene previsto regresar a la zona para reanudar los contactos directos con las partes.

Junto a la ONU, numerosos países dieron la bienvenida a la retirada de los detectores de metal y de las cámaras de los accesos a la Explanada de las Mezquitas.

"Este es el camino para poner freno a la escalada. Este es el camino que todas las partes deben tomar", dijo el embajador británico, Matthew Rycroft.

Su homólogo francés, François Delattre, se refirió a la retirada de los arcos de seguridad como "una señal esperanzadora" y confió en que abra la puerta a una solución de la crisis.

La salida, insistió, pasa por respetar el statu quo y por una concertación entre israelíes, jordanos y palestinos.

El representante adjunto de Rusia, Vladimir Safronkov, subrayó también la necesidad de mantener ese arreglo y de que las partes del conflicto vuelvan en algún momento a la mesa de negociación.

Estados Unidos, mientras, se limitó a expresar su "preocupación" por las tensiones y a llamar a todos los actores a trabajar para reducirlas, recordando que en los lugares sagrados es "vital que tanto el acceso como la seguridad se garanticen".

La embajadora estadounidense, Nikki Haley, dijo que no quería hacer más comentarios dado lo sensible del asunto, aunque aseguró que su país está "muy involucrado" en tratar de arreglar la situación.

Frente a los llamamientos internacionales a la calma, Israel y Palestina utilizaron una vez más una reunión en Naciones Unidas para cruzarse acusaciones y reclamar más apoyo para sus causas.

El representante palestino, Riyad Mansur, atribuyó la crisis a la "temeraria y destructora agenda" de Israel contra los palestinos y acusó al Gobierno israelí de violar el statu quo en Jerusalén y de provocar a los musulmanes.

"Tenemos que advertir una vez más sobre los peligros de estas provocaciones e incitación y la alimentación de otro ciclo de violencia", dijo Mansur.

El embajador israelí, Danny Danon, defendió mientras las acciones de su país, insistiendo en que únicamente quiere garantizar la seguridad en los lugares de culto y acusando a los palestinos de tratar de usar la situación para agitar la violencia.

Danon, que ofreció una conferencia de prensa junto a una víctima de un ataque terrorista en 2003, centró buena parte de sus palabras en denunciar el supuesto apoyo que las autoridades palestinas dan a quienes atentan contra los israelíes.

Herramientas de Contenido