Voces desde el escenario de la calle

El Festival de Teatro Clásico ya ha empezado y algunos de los habitantes de Olite explican que a pesar de que la cantidad de gente que visita su localidad haya aumentado, los comercios no notan la diferencia.

Un reportaje de Carla Sala. Fotografía Iñaki Porto - Martes, 25 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Foto aérea de la obra ‘La ternura’<em></em>de Alfredo Sanzol y una de las sillas colgantes que se pueden encontrar por Olite durante esta semana como promoción al Festival de Teatro Clásico que se celebra en la misma localidad. Esta se encuentra en la ar

Foto aérea de la obra ‘La ternura’de Alfredo Sanzol y una de las sillas colgantes que se pueden encontrar por Olite durante esta semana como promoción al Festival de Teatro Clásico que se celebra en la misma localidad. Esta se encuentra en la arcada que da paso a la calle Rúa de San Francisco.

Galería Noticia

Foto aérea de la obra ‘La ternura’<em></em>de Alfredo Sanzol y una de las sillas colgantes que se pueden encontrar por Olite durante esta semana como promoción al Festival de Teatro Clásico que se celebra en la misma localidad. Esta se encuentra en la ar
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente
“En Sanfermines sí que se notó la gente pero, al ser estos dos meses altos en cuanto al turismo, poco se notan los del teatro” Mary sánchez “Hay un montón de peña de los pueblos de alrededor, pero el ambiente se nota más por la noche que por la mañana” “Nosotras venimos a ver el castillo. Yo vivo en Pamplona y ni me había enterado de la semana del teatro” “Este julio ha crecido el turismo,pero la masa de gente no se nota por la mañana, sino que es más por la noche” “La gente del teatro no va a los comercios, va a los bares a partir de las 19.30. Es gente que sólo viene a ver las obras y ya está”

Olite no es sólo el lugar de concentración del Festival de Teatro Clásico, sino que, además, es uno de los pueblos más turísticos de Navarra debido a la magnificencia del Palacio Real. Esto se demuestra en el aumento de la población que la localidad recibe en el mes de julio.

La hostelera Maribí Algoma comenta que la densidad de gente se nota, pero que debido a que muchos de los que visitan Olite esta semana son audiencia de los espectáculos de teatro, es por las noches cuando su bar se llena.

Casi todo el mundo coincidía en que el turismo olitense sólo está de pasada y que los únicos comercios que se benefician son lo bares y restaurantes, mientras que los otros continúan en la línea de lo que ya se ha establecido a lo largo del año. Mary Sánchez, encargada de un bar de la plaza Carlos III dice: “Se nota la gente antes del teatro, ya que hay algunos que solo vienen para ver las obras. En Sanfermines sí que se notó que había más gente, pero ahora no, estos dos meses suelen ser transitados, pero porque es verano;además, ahora el tiempo está muy atípico”.

testimonios olitensesDel mismo modo que los que están dentro de los bares notan el cambio en su localidad, Diana Protasyuk, una joven que lleva 17 años en Olite trabajando para el restaurante La Muralla como repartidora de publicidad, ofrece una perspectiva diferente: “Hay un montón de peña de los pueblos de alrededor que viene a ver el teatro. El otro día había una multitud delante del Palacio que le daba un ambiente de charanga;lo que sí que es cierto es que hay más gente por la noche que durante el día. Esos no suelen quedarse a comer”.

Encargada de uno de los bares de la plaza

Diana Protasyuk

Repartidora de publicidad

Coloma juanola

Turista

Maribí algoma

Encargada del bar La Torre

Claudia molina

Artesana

Julián tiene su bar al lado del escenario de La Cava, y supuestamente tendría que ser uno de los más visitados al ser el más próximo al escenario principal del Festival de Teatro Clásico, pero según cuenta, no se nota la marea de gente ni le crece el consumo y venta, explicando que los asistentes bajaban por el lado de la plaza principal y donde se encuentra el castillo, y por allí no pasa nadie.

Por otro lado, una de las comerciantes, que no quiso dar su nombre al periódico, afirma que la plaza de Carlos III El Noble, la que se encuentra en la entrada del Palacio Real, lleva una temporada muy concurrida y que la mayoría de gente solo asiste a las actuaciones y espectáculos para después irse a su casa. Afirmó e insistió en que el Festival de Teatro es algo que realmente les da placer a los olitenses por el simple hecho de que les da una importancia que el resto de festivales de alrededor les quita. “Que no se lleven el festival, para una cosa que hay -indica- Ya se lo llevaron una vez, y ahora que lo tenemos de nuevo preferimos que no se centre todo en Pamplona.”

MªCruz Echarri, una vendedora local, tiene una opinión más positiva acerca del paso y el hacer del teatro en la ciudad. “El viernes sí que se notó, hubo mucha gente al ser el primer día;pero es que todo se nota, aunque solo sea un pequeño aumento. La gente compra bocadillos y pasa por aquí, y aunque no haya mucho cambio, todo se nota”, insistió.

turistas externosLos habitantes del pueblo han escuchado hablar del festival porque son ellos mismos quienes lo acogen, pero no pasa lo mismo con los forasteros. Joan Peiris y Pilar Serrano son un matrimonio que decidió pasar un par de días por el norte para disfrutar de sus vacaciones. Señalan que habían decidido desviarse hasta la localidad para poder visitar el castillo que tanto renombre tiene dentro del país, pero que nunca habían oído hablar de este evento, aunque les hubiera gustado saber acerca del programa porque, posiblemente, habrían visitado mucho antes la localidad y hubieran encontrado una forma de poder ver alguna de las actuaciones. “Hemos venido a pasar unos días por el norte, pero no sabíamos nada del teatro. Nosotros nos hemos desviado hasta Olite para poder ver el Palacio Real, porque habíamos oído hablar de él. Verdaderamente es precioso, y esto del teatro tiene que ser muy bonito”, dijo Pilar, mientras su marido asintió.

Lo mismo que les pasó a estos dos catalanes les sucedió también a Coloma y Raquel Juanola. Coloma es una catalana que lleva años viviendo en Pamplona y que había llevado a su hermana Raquel a Olite para poder enseñarle la fortaleza y los alrededores. Sorprendida, cuenta que no se había “enterado” de que se estaba celebrando este acontecimiento tan cerca de su residencia actual, y tampoco había oído hablar de él.

Al igual que la pareja gironina, estas hermanas de Olot preguntaron acerca del programa del festival, y aseguran que en algún momento asistirán a alguna de las representaciones que están programadas hasta el día 5 de agosto si les es posible acercarse. “Nosotras venimos a ver el castillo, no sabíamos lo de las funciones de esta semana;si lo hubiésemos sabido nos habríamos compaginado y organizado de otra forma, pero ahora que ya estamos alerta y sabemos los días y lo que se hace, ya nos acercaremos hasta aquí para poder verlo”, dijo Coloma mientras ella y su hermana entraban hacia la entrada del Palacio Real para empezar con su recorrido.