la carta del día

Supresión de plazas de aparcamiento de motos

Por Fermín Hernández Martínez - Martes, 25 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

bajo el Plan de Movilidad que los diferentes grupos de trabajo han venido desarrollando, el Plan para la Nueva Reordenación de Tráfico de la zona de acceso al Casco Viejo y Primer Ensanche se ha decidido suprimir unos 150 espacios de aparcamiento gratuito para motocicletas y ciclomotores sin ofrecer ninguna alternativa posible. Es decir, directamente se eliminan aproximadamente 150 plazas reguladas de estacionamiento, así tal cual. ¿Por qué, cómo y para qué?

Desde luego, punto número uno: no se ha tenido en cuenta la opinión de esta clase de usuario. Punto número dos: se trata de un usuario de vía encofrado dentro del grupo de los denominados vulnerables, como lo son también los ciclistas y los peatones. Punto número tres: tanto la motocicleta como el ciclomotor aún en 2017 son medios alternativos de bajo consumo (comparado con el coche, el rey) que absolutamente benefician la salud de las ciudades en cuanto a emisiones y gasto.

Gasto por cierto que nosotros, los usuarios de esta clase de vehículos, estamos siendo continuamente vilipendiados cuando se nos aplican tasas municipales que directamente discriminan nuestros derechos al exigir una serie de pagos que se aplican a los vehículos de cuatro ruedas, y nosotros no lo somos. No se puede afirmar que una motocicleta genera una serie de residuos equiparables al coche.

No se puede asumir que el gasto sobre la vía que un ciclomotor realiza es el mismo que el de los turismos. Fiscalmente, ciclomotores y motocicletas venimos siendo equiparables a los vehículos de cuatro ruedas, y se mire como se mire son todas afirmaciones a ciencia cierta falsas. Una motocicleta no ocupa el mismo espacio, ni consume las mismas cantidades de residuos fósiles (no contamina como el coche), ni emplea el mismo tiempo entre trayectos, ni desgasta ni emplea los mismos recursos que un coche, camioneta o autobús urbano. Pero aún y todo se nos trata como al resto cuando no lo somos, y pagamos como el resto.

Otros ayuntamientos poco a poco van aplicando diferentes medidas acordes a los tiempos actuales, más justos, menos severos, no discriminatorios. Véase a estudio la alternativa que se ofrece en el Ayuntamiento de Madrid tras meses de trabajo de la Asociación Mutua Motera con su alcaldesa Carmona: las motocicletas pueden estacionar en aparcamientos subterráneos a precios acordes a la clase de vehículo que son, no a precio de coche. Es obvio que un ciclomotor ocupa mucho menos espacio que un vehículo de cuatro ruedas, no es necesario ni cuestionarlo.

Con nuestro actual Ayuntamiento, suprimimos las plazas actuales, no se ofrece alternativa y seguimos penalizando tanto al vulnerable conductor como al vehículo por ser lo que no es. A cambio, no se promueve el uso y fomento de esta clase de vehículos, simplemente mejor nos olvidamos de él hasta la siguiente confrontación.

Una vez más, la Asociación Mutua Motera solicita, esta vez de forma pública, reunión con los responsables del Área de Movilidad del Ayuntamiento de Pamplona, así como con su alcalde, de cara a corregir una situación de total desagravio contra un colectivo que por pequeño e insignificante que pueda parecer, ayudan a que nuestra ciudad se encuentre más sana en términos de movilidad y contaminación, así que al mismo tiempo volvemos a denunciar la actual situación que hace meses ya podía haberse contemplando y pasado a estudio al menos.

El autor es representante de la Asociacón Mutua Motera en Navarra, coordinador del Departamento de Voluntariado y Acciones Solidarias de Navarra de la AMM y monitor de la Escuela Nacional de Conducción de Motocicletas de la AMM