Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Guardia Civil investiga las obras públicas de la época de Mas

Examina el supuesto amaño en adjudicaciones por valor de 500 millones de euros entre 2011 y 2015

Martes, 25 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Barcelona- La Guardia Civil lleva meses investigando, en el marco del caso del 3 %, el supuesto amaño en los contratos de obra pública de la Generalitat en adjudicaciones por valor de 500 millones de euros entre 2011 y 2015, cuando el gobierno catalán estaba presidido por Artur Mas.

Según fuentes de la investigación, la Guardia Civil sigue desde hace meses el rastro a este supuesto amaño en la contratación pública, del que El Español dio detalles tras tener acceso a cientos de miles de documentos internos del Govern de esa época.

De hecho, el juez de El Vendrell (Tarragona) que desde hace años investiga el caso del 3%, sobre el supuesto pago de comisiones a CDC a cambio de la adjudicación de obra pública, encomendó a la Guardia Civil, como policía judicial, las pesquisas sobre esta supuesta trama.

Según publicó El Español, a partir de la documentación interna del ejecutivo catalán a la que ha tenido acceso, la Generalitat “creó una red” para que esos contratos fueron repartidos a empresas afines a CiU que financiaron después a Convergència con grandes cantidades de dinero.

Parte de esos contratos fueron manipulados tras la intercesión directa de altos cargos y miembros del ejecutivo catalán, “con el exconseller de Justicia Germà Gordó como correa de transmisión y con el tesorero de Convergència Andreu Viloca a la cabeza”, según el diario digital, que señala que tras llegar a la presidencia de la Generalitat en 2011, Artur Mas y sus altos cargos habrían creado un sistema opaco capaz de burlar todos los controles administrativos y entregar a dedo obras millonarias en un momento delicado para las arcas de la administración catalana.

Las empresas públicas de la Generalitat utilizaron una oficina de colocación para militantes de Convergència, y cuando estalló el escándalo del 3%, altos cargos del ejecutivo catalán intentaron ocultar informes internos sobre el caso, según este medio.

En mayo de 2012, la empresa pública Gerencia de Infraestructuras (GISA) se fusionó con otras dos entidades públicas para dar paso a Infraestructures, que centralizó la licitación pública en Catalunya mediante un sistema que facilitaba los amaños y llegando a multiplicar por cinco el volumen de las licitaciones.

Así, el volumen de contratos licitados por Gisa primero e Infraestructures después fue de 31,8 millones en 2011;66 millones en 2012;98 millones en 2013;157,9 millones en 2014 y 176,6 millones en 2015.

Dentro de esta red, el papel de Germà Gordó, como hombre fuerte del gobierno, era el de señalar a determinados empresarios para que fueran recibidos mientras controlaba un ránking con las empresas que más dinero y contratos se habían llevado de la administración catalana.

Las primeras compañías de ese ránking eran habitualmente Emte o Copisa, dos firmas investigadas desde 2015 en la trama del 3%.

investigación en andalucíaPor otro lado, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil está analizando además un total de 124.012 correos electrónicos de tres altos cargos y 12 funcionarios de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía relacionados con las presuntas irregularidades en la adjudicación a la agrupación empresarial México-Minorbis de los derechos de explotación del yacimiento minero de Aznalcóllar (Sevilla).

En un auto, la juez de Instrucción número 3 de Sevilla da cuenta de los cuatro informes quincenales entregados por la UCO sobre el estado de la labor de estudio y análisis de los correos electrónicos de estos altos cargos y funcionarios tras el volcado de los mismos realizado el día 12 de mayo. - Efe/E.P.