Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
fiesats de tudela

La hora del baile

Era, jota y Polka de Tudela tienen nueva cita en el programa, las 23.30 horas. El objetivo es que se adelante más, a las 21.00

Un reportaje de F. Pérez-Nievas/I. Parra Lázaro Fotografía Unai Beroiz - Miércoles, 26 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Tres gaiteros interpretan los diferentes jautzis, jotas y polkas que se bailan en la plaza de Los Fueros antes de que la banda interprete la Revoltosa.

Tres gaiteros interpretan los diferentes jautzis, jotas y polkas que se bailan en la plaza de Los Fueros antes de que la banda interprete la Revoltosa. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Tres gaiteros interpretan los diferentes jautzis, jotas y polkas que se bailan en la plaza de Los Fueros antes de que la banda interprete la Revoltosa.

Si existe un acto que crece en participación y presencia de público en la última década ése es el de los bailes populares. Desde hace 40 años una decena de tudelanos enseñan y difunden esta arraigada tradición. Lo que hace unas décadas era la única cita de música y baile del programa festivo es hoy un rincón donde recuperar las tradiciones. Polkas, jautzis y jotas se convierten en protagonistas de una cita que, habitualmente, parece verse relegada entre verbenas, conciertos y Revoltosa.

Este año, después de varios de reivindicaciones, el Ayuntamiento decidió dar un paso para adelantarlo con la idea de que el cambio definitivo hacia una mejor hora para los participantes llegue en próximos programas. Desde el 3 de julio y hasta el 20 de julio, más de 200 tudelanos han asistido a las clases que la Sociedad Cultural Muga imparte y aunque la responsabilidad ha pasado por diferentes colectivos los maestros han sido siempre los mismos.

Uno de ellos, Juan Sáinz, comenzó hace 40 años como alumno. “El año 1978 hice mi primer cursillo. Empezamos ensayando en la antigua sede del Partido Carlista en la calle San Marcial. Allí íbamos todos, los gaiteros de Tudela y también Ribera Taldea”, recuerda. Aquellos años todo eran primeros pasos con una música que aún procedía de las gaitas de Estella ya que los de Tudela todavía no se habían constituido y los únicos bailes que se interpretaban eran el Baile de la Era y el zortziko. “El primer año hice el curso aprendiendo y a partir del siguiente empecé a enseñar y me quedé en el grupo de danzas”. Pronto el grupo creció y también sus pretensiones. Aquellos jóvenes profesores de baile se lanzaron al año siguiente (mientras se celebraban las primeras elecciones municipales) a la recuperación de la Jota de Tudela, investigando sus orígenes. “El objetivo inicial y el que seguimos manteniendo es que los bailes sean populares”, incide. Entre risas recuerda anécdotas como el 23-F de 1981, cuando “iba a ir a ensayar con Pedro Luis Arregui y al enterarnos decidimos darnos la vuelta y no ir... por si acaso”, apuntilla. Posteriormente se añadieron otros bailes como la Polka de Tudela (redescubierta en 2000) y otros de Baja Navarra como el jautzi.

De esa sede, la pasión por el baile pasó por muchos otros lugares como las Escuelas Protegidas (junto a Ribotas), Castel Ruiz, Lestonnac “y finalmente Elvira España, donde llevamos unos 20 años”. Su trabajo (al igual que el de Cristina Lallana, Ana José Jacoste, Ramiro Jiménez, Pablo Jiménez Garazi Balmaseda y Raquel Pérez, profesores este año) y el de personas como José Luis Balmaseda que durante tantos años se dedicó a enseñar encuentra sus frutos. “Es muy satisfactorio ver cómo cada año vienen 200 ó 300 personas. Es verdad que en la última década el número aumenta pero nunca ha habido falta de gente. Lo que sí ha crecido es el número de jóvenes”.

Desde hace tiempo, los protagonistas de este acto, tanto dantzaris como músicos, reclaman un reencuadre de esta cita diaria más cómodo para los participantes y más acorde en el tiempo. “La entrada de tanta gente joven ha de ayudar a que los bailes se adelanten hasta las 9 de la noche, para que se hagan antes de cenar. Quienes nos dedicamos a esto llevamos muchos años proponiéndolo. El cambio redundaría en beneficio de los bailables y de la Revoltosa”.

El Ayuntamiento ha adelantado este año media hora (hasta las 23.30 horas) como paso previo pero su coincidencia con los fuegos artificiales podría restar participación. “Aumentaría más si se adelantara. La Revoltosa Infantil se llena de gente. La intención sería empezar a las 21, hacer dos tandas, como ahora, y terminar a las 22 para que empiece la Revoltosa y concluya a las 22.30 para que, una hora o dos después empiece la verbena o el concierto. Justo cuando la gente llega de los toros”.

Sáinz recuerda que hace décadas la Revoltosa era a la 1 de la madrugada, “era el baile gratis del Ayuntamiento. Era la verbena del pueblo”. Esa modificación daría más entidad a este acto y revitalizaría también la Revoltosa, “hay gente que va a todo el cursillo y luego no viene a bailar porque se pierden la primera de después de cenar”.