Los palestinos mantienen protestas pese a la retirada de detectores en Israel

El Gabinete de Seguridad israelí sustituye los detectores de metal por cámaras inteligentes

Miércoles, 26 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Policías vigilan el rezo de palestinos en la Puerta del León.

Policías vigilan el rezo de palestinos en la Puerta del León. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Policías vigilan el rezo de palestinos en la Puerta del León.

Jerusalén- Los palestinos volvieron a rezar ayer fuera de la Explanada de las Mezquitas pese a que Israel retiró de madrugada los detectores de metal y las cámaras de los accesos que han provocado un aumento de la tensión y la violencia.

El Gabinete de Seguridad israelí decidió de madrugada aceptar las recomendaciones de los cuerpos de seguridad y sustituir los detectores por otras medidas tecnológicas, como cámaras inteligentes, según la Policía israelí.

Los arcos electrónicos y las cámaras instaladas recientemente habían sido retiradas pero permanecían los corredores vallados que los palestinos también se negaron a atravesar.

“En respuesta a estas acciones, decidimos rezar en las calles y continuaremos hasta que las autoridades israelíes den un paso atrás y cancelen todas las medidas impuestas a los palestinos por la fuerza”, declaró Raed Daana, miembro del Waqf, autoridad jordana de patrimonio islámico que gestiona la Explanada de las Mezquitas.

Desde que el pasado día 14 tres árabes israelíes, que salieron armados del lugar sagrado, mataran a dos policías israelíes drusos antes de morir por disparos de las Fuerzas de Seguridad, Israel clausuró 48 horas la explanada y, tras su reapertura, aumentaron las medidas en los accesos.

Los palestinos vieron en estas acciones una toma de control del lugar de culto musulmán, que se encuentra en la Ciudad Vieja, en la parte este de Jerusalén, que Israel ocupa desde 1967 y se anexionó en 1980 ante la condena de la comunidad internacional, que sigue sin reconocer su soberanía.

La violencia aumentó el pasado fin de semana cuando murieron cuatro palestinos en disturbios con las fuerzas de seguridad en Jerusalén Este y Cisjordania, y tres israelíes de una misma familia fueron asesinados a puñaladas por un palestino en su casa de una colonia en territorio ocupado. Tras la escalada de tensión, el Gabinete de Seguridad mantuvo la negativa a retirar los detectores de metales. - Efe