Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Conviene saber

Antxon Villaverde - Miércoles, 26 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

La diferencia entre países pobres y ricos no está en los recursos naturales de que disponen. Así, Japón, un territorio pequeño y montañoso, que no sirve ni para la agricultura ni para la ganadería, es sin embargo la segunda potencia económica mundial. Su territorio es como una fábrica flotante, que importa materia prima de todo el mundo, la procesa, y el producto resultante es exportado también a todo el mundo, acumulando riqueza.

También tenemos el caso de Suiza, sin océanos, que tiene una de las mayores flotas náuticas del mundo. Que no tiene cacao y fabrica el mejor chocolate, y su puntualidad se reafirma, pues no en vano fabrican los mejores relojes. Su seguridad, orden y trabajo, la convierten en la caja fuerte del mundo, si bien al de dudosa procedencia, habría que exigírseles una aclaración. País curioso, donde cuando se ha hecho en alguna ocasión un sondeo entre su población la inmensa mayoría desconoce el nombre del presidente del país. Increíble, pero cierto.

Al estudiar la conducta de las personas de estos países, se descubre que la mayor parte de la población cumple las siguientes reglas, cuyo orden puede ser discutido: el orden y la limpieza, la puntualidad, la responsabilidad, el deseo de superación, el respeto a las leyes y reglamentos, su amor al trabajo. En el caso de Suiza, además, la gran solidaridad que tienen los cantones (regiones) ricos con los cantones pobres, dignos de admirar. Ninguno de estos países espera que el Gobierno pueda solucionarle sus problemas, conscientes de que cada quien ha de luchar para resolverlos.

Herramientas de Contenido