Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Paso al toro de fuego

Cientos de pequeños y mayores disfrutan todas las noches en la plaza de los Fueros de uno de los actos más emblemáticos de las celebraciones en honor a Santa Ana

J.A. Martínez - Jueves, 27 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Decenas de tudelanos tratan de escapar de las chispas que lanza el toro de fuego mientras da vueltas al kiosco de la plaza de los Fueros.

Decenas de tudelanos tratan de escapar de las chispas que lanza el toro de fuego mientras da vueltas al kiosco de la plaza de los Fueros. (J.A. MARTÍNEZ)

Galería Noticia

  • Decenas de tudelanos tratan de escapar de las chispas que lanza el toro de fuego mientras da vueltas al kiosco de la plaza de los Fueros.

tudela- Todos los días, excepto el 24 de julio, cuando las agujas de la Casa del Reloj de la plaza de los Fueros marcan las 21.30 horas, arranca el torico de fuego, envuelto en chispas y remolinos de luz y fuego, para delicia de pequeños y mayores que comienzan a correr de un lado para otro.

Las carreras y gritos se suceden mientras el portador del toro de fuego corre en busca de los cientos de niños y niñas que participan en este tradicional acto. Asustados se refugian en los brazos protectores de sus padres y tan solo se atreven a salir cuando comprueban de reojo que el toro de fuego se encuentra a una distancia prudencial. Pese al miedo que pasan durante los poco más de diez minutos que dura el espectáculo, los pequeños disfrutan porque les permite jugar a ser mayores.

TRADICIÓN El torico de fuego es uno de los actos más tradicionales de las fiestas y sobrevive en el programa pese a que en diferentes momentos ha peligrado su continuidad. Hace solo cuatro años, una nueva normativa europea relativa a los fuegos artificiales y artilugios pirotécnicos, que hacía referencia a las medidas de seguridad y a la instrucción técnica de las personas implicadas en los mismos, puso en entredicho su celebración. El Departamento de Interior del Gobierno de Navarra se vio obligado a especificar que la nueva ley, que entró en vigor en mayo de 2013, solo afectaba a espectáculos de categoría 4 (alta peligrosidad) y que el toro de fuego no se incluía en dicha categoría por lo que podía seguir celebrándose como hasta ahora.

Sí que se produjeron cambios tras el accidente ocurrido la noche del 29 de julio de 2008 en el que resultaron heridas 20 personas y tres de ellas tuvieron que ser trasladadas al hospital Reina Sofía al desviarse los cohetes contra el público. El suceso, por una parte, provocó la suspensión del último toro de fuego previsto para aquellas fiestas patronales y, por otra, que a partir de 2009 se suprimieran los cohetes del armazón. De esta forma, el toro de fuego, responsabilidad de la empresa encargada de los actos pirotécnicos durante las fiestas, porta ahora la tradicional caja llena de bengalas que sigue originando las chispas y remolinos de luz y fuego de siempre, pero no hay explosión final cuando termina de quemarse cada una de ellas.

Herramientas de Contenido