Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Tudela | El encierro

Con el susto en el cuerpo

Un toro de Ana Corera se cayó en varias ocasiones creando situaciones de peligro y prolongando el tercer encierro hasta los 4 minutos y 47 segundos

Fermín Pérez-Nievas I. Porto/U. Beroiz/J.A. Martínez/I. Parra/ F.P-N. - Viernes, 28 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

(Arriba) Varios pastores miran al toro y al cabestro caídos en la avenida de Zaragoza. (Derecha) Uno de los toros toma la curva hacia el callejón de la plaza de toros.

(Arriba) Varios pastores miran al toro y al cabestro caídos en la avenida de Zaragoza. (Derecha) Uno de los toros toma la curva hacia el callejón de la plaza de toros.

Galería Noticia

  • (Arriba) Varios pastores miran al toro y al cabestro caídos en la avenida de Zaragoza. (Derecha) Uno de los toros toma la curva hacia el callejón de la plaza de toros.
  • (Abajo) Miradas para controlar la carrera del último de los toros que corría al trote a la entrada a la avenida de Zaragoza.
  • (Izquierda) Otro de los astados de la manada resbala en la curva. (Arriba) Los toros a su paso por Camino Caritat crearon peligro. (Abajo) El último toro se vuelve contra el vallado.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

tudela- Pasito a pasito y suave suavecito llegó ayer uno de los toros de la ganadería de Ana Corera, de Larraga, a los corrales de la plaza de toros. El público que lo pudo ver mantuvo en varias ocasiones la respiración al pensar que podría darse un nuevo caso como los de Majadero, Chupito, Saetero, Capitán, Baratero, Abrileñito o Novato que cada año estremece el encierro tudelano. Todos estos casos causaron muchos problemas a los corredores y algunos fueron sacrificados en mitad del recorrido porque no se podían mover. Otros, como Novato el año pasado, prolongaron el encierro hasta los 12 minutos 37 segundos. Por suerte, el de ayer fue solo un espejismo y el astado de Larraga prolongó el encierro hasta los 4 minutos y 47 segundos pero, al margen de embestir y cornear a un manso, no llegó a causar excesivos problemas más que a los pastores.

La ausencia de corredores también facilitó el normal desarrollo de la situación. Quien se llevó el mayor susto fue el vecino de Tarazona, J.A. S. de 58 años, que veía el paso de los morlacos desde la valla en Camino Caritat y el primero de los toros le enganchó del pantalón de chandal con la inmensa fortuna de que el 7 se lo hizo sólo en la pernera. Fue atendido por Protección Cicvil pero no requirió traslado aunque se llevó un buen susto.

el recorridoLos seis morlacos se disgregaron desde que llegaron a la rotonda de la estación donde el último negro ya llegó con retraso a la curva con la calle Camino Caritat, casi al trote, mientras los otros cinco, muy pegados al vallado derecho (donde casi empitona al turiasonense de 58 años), daban más de un susto a los corredores.

Después de la curva, el último de los de Ana Corera comenzó a perder las patas traseras y a mitad de Camino Cartitat se cayó perdiendo ya todo contacto con sus compañeros de camada. Mientras el resto de la manada hizo una carrera limpia sin excesivo peligro pero creando espacios y permitiendo que los escasos mozos que ayer estaban en Tudela realizaran carreras limpias, el más tardano seguía a un trote casi cochinero hasta doblar Baquero Jacoste con la avenida de Zaragoza.

Precisamente al final de esta calle, casi en la curva con el callejón, el protagonista de la jornada perdió definitivamente los cuartos traseros y aunque hacía por levantarse parecía imposible. El recuerdo de muchos de los presentes se fue a los varios toros sacrificados en los últimos diez años. Pese a los intentos de los mozos nada podían hacer y comenzó a embestir el vallado. La llegada de un cabestro empeoró la situación ya que embistió al otro animal y cayeron juntos de nuevo al asfalto. Solo la intervención de un pastor que le levantó tirando del rabo consiguió volver a ponerlo de pie y ya sin problema entró en la plaza para parar el cronómetro del tercer encierro en 4 minutos y 47 segundos, con 2 heridos leves.

atenciones

Encierro. J.A. S. de 58 años (de Tarazona) fue atendido de contusiones en el puerto de Camino Caritat. S.N.M. de 18 años y de Cintruénigo fue atendido de una erosión en la rodilla derecha y en la mano izquierda. Ninguno de los dos requirió ser trasladado al Hospital Reina Sofía.

Vaquillas. No se produjo ningún herido en la posterior suelta de vaquillas tras el encierro.

día 26

Atenciones. A lo largo de la jornada del 26 de julio Protección Civil de Tudela atendió a 13 personas por cortes, caídas, traumas y, sobre todo, contusiones, todas ellas de carácter leve.

Traslado. Un joven menor de edad tuvo que ser trasladado al hospital Reina Sofía por intoxicación etílica.

Herramientas de Contenido