Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Angelita y las briznas de paja

Viernes, 28 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

Relato breve

la sonámbula y otros relatos inquietantes

Autor: Marie Luise Kaschnitz. Editorial: Hoja de Lata, 2017. Páginas: 172.

relato breve

los peligros de fumar en la cama

Autor: María Enríquez. Editorial: Anagrama, 2017. Páginas: 208.

La enorme creatividad desplegada y la numerosa reedición de diferentes libros de relatos breves desde hace un buen número de años muestra un alto nivel literario en dicho género y en nuestros días, pues no son pocos los autores que siguen perfeccionando la elaboración del cuento texto tras texto, obra tras obra. En enero de 2017, Cuadernos del vigía presentaba 0, volumen genérico del granadino Alejandro Pedregosa que Jesús Marchamalo considera un conjunto de historias “breves, intensas, portentosas, escritas con la maestría de un artesano minucioso”, todo “narrado con un estilo preciso y elegante, no exento de humor y deslumbrante como el filo de un estile”, y Cátedra editaba recientemente los Cuentos singulares del original Carlos Edmundo de Ory. Al mismo tiempo, Seix Barral hacía lo propio con Cuentos escogidos, de Joy Williams, Berenice acababa de dar salida al volumen de relatos de Vicente Marco El desorden de los números cardinales y, en febrero del presente año, llegaban a las librerías las nuevas entregas de dos autoras tan diferentes como atractivas, galardonadas y reconocidas recientemente por obras anteriores.

‘Los peligros de fumar en la cama’, de Mariana Enríquez, persiste en reconocer la ingenuidad del ser humano en las relaciones con sus allegados

Marie Luise Kaschnitz apuesta, en ‘La sonámbula’, por la continuidad del universo omnipresente en ‘L

Los peligros de fumar en la cama es el nombre del nuevo libro de la bonaerense Mariana Enríquez, autora que hace nada nos encogió el corazón con los relatos de Las cosas que perdimos en el fuego y ahora, en sus nuevos doce cuentos, persiste reconociendo la ingenuidad del ser humano en las relaciones con sus allegados. Por su parte, la escritora de Karlsruhe Marie Luise Kaschnitz apuesta, en La sonámbula, por la continuidad del universo omnipresente en La niña gorda, obra de 2015 en la que ya estaban presentes los miedos propios de la infancia o la inquietud ante la falta de orientación en nuestras vidas. El nuevo libro de Mariana Enríquez utiliza de nuevo un estilo narrativo moderno, algo que la aleja de otro estilo, el de Marie Luise Kaschnitz, cercano al tradicional pero, ¡alto!, bien trufado de escenas narradas de un modo nada convencional: “Ah, pero si eres tú (¡falso, falso!).

¿Cómo dices? ¿Que no vienes a comer? (no consigo encontrar el tono adecuado).

Para nada, ya veo, es que hace tan buen tiempo.

¿Que no puedes aprovecharlo? No, claro.

¿Que estoy rara? ¿Cómo que estoy rara?

No, no ha ocurrido nada. Al menos nada que pudiera ser de tu interés.

¿Por qué no? Creo que tú lo sabes mejor que yo”.

Se trata de La brizna de paja, uno de los cuentos de La sonámbula y más relatos inquietantes, escrito y publicado originariamente en 1960 y este es el otro rasgo diferencial entre ambas autoras, pues Mariana Enríquez sitúa sus historias en la actualidad o en un pasado reciente, como es el caso de El desentierro de la angelita: “Era la hermana número diez u once, mi abuela no estaba demasiado segura, en aquel entonces no se les prestaba tanta atención a los chicos. Se había muerto a los pocos meses de nacida, entre fiebres y diarrea. Como era angelita, la sentaron sobre una mesa adornada con flores, envuelta en un trapo rosa, apoyada en un almohadón”.

El terror es, en cualquier caso, el nexo que une a ambos conjuntos de relatos, sólidos edificios literarios que llevan al lector a seguir las pistas que se le presentan en una carrera sin descanso hasta el desenlace. Hasta el fin de la última página del último texto. Y Altramuces, un cuento de Marie Luise Kaschnitz publicado en 1966, es ejemplo de todo ello, diluyendo el horror y el sufrimiento de todos cuantos sufrieron el alcance del holocausto nazi en una historia sencilla, tan sencilla que estremece: “A la miedosa Barbara se le había formado entonces un nudo en la garganta, sensación que se repetía cada vez que pasaban por allí, por la prolongada curva donde se hallaba el terraplén de los altramuces”.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia