Arranca la señalización turística

Se han instalado placas y monolitos en la ruta del Camino de Santiago y en el Burgo de San Martín

Viernes, 28 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

C. Legarda, M. Osés, R. Etxabe, T. Ros y M. Astiz.

C. Legarda, M. Osés, R. Etxabe, T. Ros y M. Astiz. (Foto: A.L.)

Galería Noticia

C. Legarda, M. Osés, R. Etxabe, T. Ros y M. Astiz.

estella-lizarra- El Ayuntamiento de Estella-Lizarra, con la colaboración del Centro de Estudios Tierra Estella (Cete), presentó ayer la nueva señalización turística de la ciudad. Este nuevo proyecto que se realizará por fases, ya ha cumplido la primera con la instalación de ocho monolitos y dos placas en la ruta del Camino de Santiago y en el Burgo de San Martín.

La iniciativa se ha promovido conjuntamente desde las áreas de Turismo y Cultura y esta primera fase ha tenido un coste de 19.162 euros. La concejala de Turismo, Marta Astiz, explicó que “es un servicio básico que facilita toda la información del patrimonio y monumental”. Regino Etxabe, concejal de Cultura añadió, por un lado, que “el nuevo proyecto ayudará tanto a los ciudadanos como a los visitantes a conocer mejor la ciudad” y, por otro lado, “es una puesta en valor de nuestro patrimonio”.

Los paneles están escritos en castellano, euskera, inglés y francés y han sido redactados por el Centro de Estudios Tierra Estella. La presidenta, Merche Osés, destacó que los textos “recogen el pasado de Estella con intención de que en el presente y en el futuro los que nos visiten y los propios ciudadanos conozcan, valoren y difundan nuestra historia”.

Asimismo, la nueva señalización facilitará información sobre los monumentos y el patrimonio de diez puntos, de los cuales siete ya están colocados -la Puerta de Castilla, la iglesia de San Pedro de la Rúa, el puente de la Cárcel, la iglesia del Santo Sepulcro, el convento de Santo Domingo y la iglesia Santa María Jus del Castillo- y tres faltan porque se están realizando, obras o se están revisando como en el caso del museo Gustavo de Maeztu, el Palacio de San Cristóbal o el Museo Carlista.

También se ha añadido la iglesia de San Miguel, a pesar de no estar incluida en esta primera fase, porque, según aclaró Etxabe, “es un lugar muy visitado y se ha pensado en la promoción turística de la ciudad”.

Antes de que finalice este año, el Ayuntamiento pretende tener completada la segunda fase, que incluirá la zona de las Juderías, los palacios de los Eguía, Moret, Munárriz y Ruiz de Alda, la basílicas de Rocamador y el Puy y la iglesia de San Juan. - Ana Lumbreras