Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Si esto es guerra, vengan balas

Los 550 comensales liquidan 400 kilos de cordero y 60 de ternera en 200 litros de piperrada

Lander Santamaría Juan Mari Ondikol - Sábado, 29 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Todos comparten la opinión de que “lo mejor es comer juntos”, pero aprovechan para no dejar ni rastro del pantagruélico banquete.

Todos comparten la opinión de que “lo mejor es comer juntos”, pero aprovechan para no dejar ni rastro del pantagruélico banquete. (JUAN MARI ONDIKOL)

Galería Noticia

Todos comparten la opinión de que “lo mejor es comer juntos”, pero aprovechan para no dejar ni rastro del pantagruélico banquete.

elizondo- ”Lo mejor del zikiro yate es que estamos todos juntos”, coinciden en afirmar la inmensa mayoría de los comensales, todos si se les preguntara uno por uno, lo que no impide que le presten la máxima atención a lo que les sirven en el plato. En Elizondo, ayer, con 550 participantes, se volvieron a romper todas las marcas de la gran barbacoa festiva, un asado de cordero y otras viandas que cada año reúne a más gente.

La cuadrilla de Zugarramurdi que dirige Txomin Amorena, un aceptable bertsolari, por cierto, aunque ya no compite, volvieron a formarla su hijo y su yerno, el veterano Beñardo Jaurena que dice que “este año me retiro”, o sea, que habrá que animarle a continuar, y el incombustible elizondarra Benito Elizagoien que a la hora de echar un cable al pueblo lo mismo está para un roto que para un descosido y no falla nunca.

Txomin Amorena lleva 42 de sus 66 años asando zikiro (carnero) que era lo que se comía antiguamente. Ahora se liquidan corderos pastencos, ayer 27 cortados en 108 cuartos (400 kilos en total) que se fueron asando lentamente en las brasas de un fuego de haya. Además, se elaboraron 200 litros de piperrada (fritada de hortalizas) con 40 latas de 5 kilos de tomate, a las que se añadieron los 60 kilos de carne de ternera picada después de hacerse lasalda(caldo) que dicen “para empujar”. De sopa se consumieron 130 litros y de postre (de esto ya se encarga el pueblo) 20 quesos de leche de oveja de la marca baztandarra Autxitxia.

La cuadrilla de Txomin Amorena se ocupa también de hacer 140 litros de humeante café, negro como el infierno y muy aromático. Y de la bodega, tinto y rosado, sidra, cava, pacharán y otros, se encargan igualmente los kargodunak que ayudan a la alcaldesa Alazne Sansiñena en su gestión.

El espectáculo y el ambientazo en el Frontón Iriarte, que acaba de estrenar cubierta y viene de cine para estos casos, era digno de verse;y las sonrisas a la espera de que comenzara el banquetazo llegaban de oreja a oreja. Este año han sido 50 los comensales añadidos porque siempre se quedaba alguien sin entrada. A la cuadrilla de Txomin Amorena no le supone mayor esfuerzo. “Nos consultaron y aceptamos enseguida y, si hay que asar corderos para otros 50 ó 100, pues lo mismo. Ya puestos...”, comenta.

Hasta miembros de la canallesca de Pamplona acudieron en esta ocasión, “tanto oír hablar del zikiro, nos hemos animado”, afirmaban y casi seguro que no tuvieron queja. Los únicos que precisamente no comen son los cocineros, que, acabada su labor, recogen y regresan a Zugarramurdi: “Si comes, echas un par de tragos y en el camino lo mismo te sale un control”, explicaba el buenazo de Beñardo Jaurena.

Todo se liquida en lo que se cuenta, sabrosísimo, pero el gran espectáculo es el corte del cordero asado a golpe de hacha y el aliño para la carne que piden algunos, que recibe en Zugarramurdi el expresivo nombre de putaquelaparió cuando lleva picante. La sobremesa ya es para no contarlo y la marcha que sigue por el pueblo, inenarrable.