En busca de un espacio donde ser nosotras mismas

El colectivo feminista SuaBrigits apuesta por la sororidad entre mujeres en forma de una Casa de la Mujer en Pamplona

Patricia Fernández / Iban Aguinaga - Sábado, 29 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Arriba de pie, Iri y Enara Bolaños, y sentada, Leticia Moreno, las tres miembros del colectivo feminista SuaBrigits.

Arriba de pie, Iri y Enara Bolaños, y sentada, Leticia Moreno, las tres miembros del colectivo feminista SuaBrigits. (Iban Aguinaga)

Galería Noticia

Arriba de pie, Iri y Enara Bolaños, y sentada, Leticia Moreno, las tres miembros del colectivo feminista SuaBrigits.

pAMPLONA- El colectivo feminista SuaBrigits nació el pasado año con un objetivo claro: la sororidad entre mujeres, crear un sitio de encuentro seguro y dinámico en el que compartir experiencias y donde se dé voz a todas ellas. Su primer proyecto es la creación de una Casa de la Mujer en Iruña.

Actualmente alrededor de 30 personas conforman de una manera u otra este grupo que no tiene una sede física ni unas bases prefijadas, sino “ganas de representar a todas las mujeres de Pamplona y aunarlas en un espacio público, ya que no tenemos ninguno;y seguro, en el que poder hablar abiertamente de nuestros temas y necesidades”, explicó Leticia Moreno, miembro de SuaBrigits. El nombre del colectivo sigue la consonancia de esa idea dado que “lo de juntarnos todas y reunirnos nos recuerda al fuego (sua), ya que consideramos que es el elemento alrededor del cual se reúne la familia en el hogar por cualquier acontecimiento y es un lugar muy mágico donde predomina la mujer”, afirmó Moreno. “Además, Brigit es una diosa celta del fuego, del hogar, de la fertilidad, las artes... y representa la trinidad de la mujer joven, madre y anciana”, completó.

Esto es algo que también concuerda con la personalidad del grupo ya que, como aseguró Enara Bolaños, “queremos juntar en la Casa de la Mujer a mujeres de todas las edades y generaciones ”. Para ello, han contactado con casas de la mujer de distintos lugares como Valencia, Barcelona o Madrid, pero también de otros países como Roma o Argentina: “Hemos intentado ver cómo actúan ellas para poder inspirarnos y crear una red ya que es importante que estemos conectadas”, indicó Leticia Moreno.

El 24 de junio realizaron las jornadas ¿Qué puede hacer una casa de las mujeres?, lo que despertó las ganas de varias chicas por participar en el proyecto. Además, estos Sanfermines estuvieron colaborando en una txozna y dieron una charla también durante las fiestas “para hacer una propuesta cultural”. Actualmente lo que pretenden es “continuar con las reuniones y principalmente seguir sumando a gente”, comentó Enara Bolaños. “La idea es que entre todas las mujeres que se vayan uniendo se decida lo que realmente se quiere hacer”, añadió. Por eso la actuación principal del colectivo ahora mismo es la campaña tanto en redes sociales como “de forma más dinámica para llegar a todos los rangos de edad”.

SuaBrigits no quiere solo que se le dé voz al movimiento feminista, sino que todas las mujeres se puedan sentir parte de esa casa, “que se visibilice la opresión y discriminación cotidiana que sufrimos y que, como clase social, nos tenemos que unir”. “Tenemos presente el hablar con otros colectivos y gente de otros países que igual no se sienten identificadas con el colectivo feminista, pero sí con una Casa de la Mujer. Queremos también hacer una labor de educación, todas sabemos que somos mujeres, pero a veces no conocemos nuestros valores”, explicó Iri.

actividades para ellasEn la Casa de la Mujer también quieren ofrecer actividades como deportes o cursos: “Incluso si alguna mujer necesita dejar a sus hijos porque tiene que trabajar podríamos barajar la idea de una guardería”, afirmó Leticia Moreno. “Además, cuando estás en un grupo de mujeres y hablas de tus problemas te das cuenta de que no solo te pasan a ti, y eso hace que abras la mente y es una descarga”, explicó Enara Bolaños. “Por eso, queremos que sea algo intergeneracional, trasversal, que las mujeres nos sintamos cómodas entre nosotras, compartiendo experiencias, cosa que no permite el sistema patriarcal”, completó Iri. SuaBrigits busca un espacio que “nunca han tenido las mujeres, mientras que los hombres siempre han tenido sus peñas y sociedades mientras ellas estaban arraigadas a las casas”.

El colectivo considera también que el feminismo en Pamplona está “muy disgregado”, pero tiene una base común y la Casa de las Mujeres “puede recuperar esa unión”, porque lo que pretenden es un nexo para, entre todas, “cambiar este mundo”. SuaBrigits está dando sus primeros pasos ahora, pero buscan que el proyecto no sea visto solo como una lucha activista, sino que se entienda como una unión, algo dinámico y divertido, que se cambie la imagen del feminismo. “El feminismo es un proceso, cada mujer se encuentra en una fase en la que trabajar y tiene sus propias vivencias, y eso mucha gente no lo sabe”, explicó Enara Bolaños. “La Casa de la Mujer también sería un espacio abierto para que cada una trabaje lo suyo o simplemente lo conozca”.

SuaBrigits no sabe cómo será su Casa de la Mujer, ni si negociará con el Ayuntamiento un espacio. Lo que buscan es la suma de mujeres de todas las edades y lugares, que quieran expresarse, compartir y aprender e ir avanzando entre todas. “Si no quieren unirse hoy pueden hacerlo mañana, o en unos años, o cuando lo consideren necesario. Aquí no cerramos puertas, al contrario, cada persona será recibida con los brazos abiertos”, afirmó Leticia Moreno.

Últimas Noticias Multimedia