Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Vestigios insólitos evidencian la gran envergadura de Iturissa

Arqueólogos de Aranzadi y MOLA han hallado dos edificios en el marco de la sexta campaña de excavaciones de Zaldua

Patricia Carballo - Sábado, 29 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

A la izda, el edificio oeste;y a la dcha, el este, separados por la calzada romana.

A la izda, el edificio oeste;y a la dcha, el este, separados por la calzada romana. (Foto: Aranzadi)

Galería Noticia

  • A la izda, el edificio oeste;y a la dcha, el este, separados por la calzada romana.
  • Martínez, De Potestad, Mendizabal, García y Hill, ayer en la rueda de prensa en Zaldua.
  • Pieza de cerámica ‘opus<em></em>spicatum’, curiosa por su disposición en espina de pez.

AURITZ/BURGUETE- Durante esta última quincena de julio, arqueólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y el Museum of London Archaeology (MOLA) han excavado en el término de Zaldua, entre Auritz/Burguete y Aurizberri/Espinal, un yacimiento que los autores clásicos denominarían Iturissa y que está dispuesto al paso de la gran calzada romana del Pirineo que une Lóngida con Luzaide/Valcarlos.

Se trata de la sexta campaña consecutiva que realizan en este enclave, después de haber efectuado varios sondeos y basándose en los resultados de las prospecciones magnéticas y de georradar realizadas en los cuatro últimos años y recogidas en la reciente tesis doctoral de Ekhiñe García, las cuales permiten a los investigadores hacerse con una idea global de la articulación de este asentamiento que tendría una extensión de 4,5 hectáreas y que podría datar del siglo I d.C. “Por la imagen geofísica, sabíamos que la calzada pasaba por aquí. Los resultados coinciden con la geofísica, pero la excavación aporta muchísima más información en cuanto a la secuencia estratigráfica y el tipo de material”, aclaraba ayer García.

EDIFICIO SINGULAR En efecto, desde el pasado 10 de julio se ha abierto una cata de excavación de 280 metros cuadrados de extensión con el objetivo de definir las plantas de dos edificios orientados en torno al tramo de la calzada romana, antecedente de lo que sería el Camino de Santiago. En el ala oeste de la calzada, las excavaciones a menos de un metro de profundidad determinan que se trata de un edificio de piedra, elaborado con mortero, muy común en cualquier asentamiento de tipo romano, pero extraordinario en esta zona. “Este sería uno de los edificios más importantes y singulares de toda la ciudad”, afirmaba otra de las responsables, la arqueóloga de Aranzadi Oihane Mendizabal. Además de singular, también es complejo arquitectónicamente, ya que alberga diferentes capas y suelos, signo de que habría sido reutilizado y redistribuido con distintos materiales según las necesidades de cada época. En lo que respecta al edificio del lado este, no menos significativo, el zócalo de piedra evidencia que las paredes y los tejados serían de materiales perecederos como la madera. Además, en su parte interior, han hallado un suelo con restos de carbón. “Esto significa que podría haber sido un centro de producción, en concreto de metales, por los fragmentos aparecidos de bronce y de cobre”, añadía Mendizabal.

En cuanto a los materiales hallados, se encuentran principalmente restos de materiales de construcción, como ladrillos, baldosas o restos de mortero, así como numerosos clavos que sugieren la utilización de estructuras de madera (un 80 % de la construcciones eran fabricadas con madera) y una troska o toba, utilizada para conducir el aire caliente. Asimismo, también se han encontrado fragmentos de vidrios de pequeños recipientes, fusayolas para telares y restos de piezas de cerámica de diversa tipología, destacando un molde de sigilata hispánica, usado para la vajilla de lujo en época romana (tazas, vasos o fruteros), o la opus spicatum, curiosa pieza por su disposición en espina de pescado. “De momento no hemos encontrado nada monumental, pero las ruinas nos dan la idea de que sí aparecerán”, aseguraba el arqueólogo de Aranzadi Juan Mari Martínez Txoperena.

MAYOR APOYO La campaña de este año, liderada por Julian Hill, se ha realizado gracias al trabajo de 25 voluntarios y alumnos de formación, tanto de MOLA como de Aranzadi, así como al apoyo recibido del Gobierno de Navarra, que por primera vez ha financiado este proyecto. “Tiene un interés científico innegable y es una oportunidad para introducir nuevos elementos patrimoniales en el contexto navarro. Estamos expectantes e ilusionados por ver cómo se desarrollan las excavaciones”, comentaba ayer Txarli Martínez, director del Servicio de Patrimonio Histórico. Asimismo, la excavación arqueológica ha contado de nuevo con el amparo de Eusko Kultur Fundazioa y del Ayuntamiento de Auritz, cuyo alcalde, Luis de Potestad Tellechea, manifestaba ayer que el proyecto supone “un motor de desarrollo a futuro muy importante” y que a nivel de servicios ha supuesto “un impulso para los pueblos de alrededor”.

HOY, PUERTAS ABIERTASQuien esté interesado en obtener más datos acerca de este asentamiento, hoy tiene la oportunidad de asistir a la jornada de puertas abiertas que comenzará a las 12 horas en la Casa de Cultura de Auritz/Burguete con una breve presentación del proyecto y que continuará con una visita guiada al yacimiento in situ, donde expertos explicarán los detalles de las últimas investigaciones en torno a la calzada romana y los restos aparecidos.

Herramientas de Contenido