Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Etxarri Aranatz | El chupinazo

Reconocimientos y bienvenida a los gigantes para empezar

Beltza Zuria, Beraxko, Txiñerratso y Kixkimau cobraron ayer vida
La antigua comparsa lanzó el cohete

Nerea Mazkiaran - Domingo, 30 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Los dantzaris Xabier Bengoetxea y Naroa Otxoa bailaron un aurresku de honor a los miembros de la antigua comparsa que acudieron al homenaje que les ofreció el Ayuntamiento.

Los dantzaris Xabier Bengoetxea y Naroa Otxoa bailaron un aurresku de honor a los miembros de la antigua comparsa que acudieron al homenaje que les ofreció el Ayuntamiento. (NEREA MAZKIARAN)

Galería Noticia

Los dantzaris Xabier Bengoetxea y Naroa Otxoa bailaron un aurresku de honor a los miembros de la antigua comparsa que acudieron al homenaje que les ofreció el Ayuntamiento.

etxarri aranatz- Ayer cobraron vida Beltza Zuria, Txiñerratso, Beraxko y Kixkimau, los cuatro gigantes de Etxarri Aranatz y las estrellas del chupinazo con el que arrancaron seis días de celebraciones en esta localidad de Sakana. Lo cierto es que hubo una decena de cohetes, lanzados uno detrás de otro por miembros de la antigua comparsa y de la nueva, los auténticos protagonistas del arranque festivo.

El primero en prender la mecha fue Joaquín Morentin, quien junto con su hermano Ignacio impulsaron la primera comparsa de gigantes de Etxarri. Comenzó en 1981 y hasta el año 2000, estos gemelos junto con Juan Ramón San Martín, Iñaki Elvira, Igor Artieda, Carlos Aristorena y otro hermano, Jesús Mari Morentin, aportaron ilusión y alegría a las fiestas de Etxarri y también a las de otros pueblos de Sakana y de toda Navarra. Asimismo, llevaron el nombre de Etxarri por diferentes puntos de Euskadi, Catalunya y Andorra, como recordó ayer la alcaldesa, Eneka Maiz, quien les agradeció su labor durante dos décadas y la que siguen realizando.

Y es que también han colaborado en la puesta en marcha y preparación del nuevo grupo surgido. “Con este cohete queremos despedir una etapa y dar la bienvenida a Beltza Zuria, Beraxko, Txiñerratso y Kixkimau Pintto”, apuntó la alcaldesa, quien también tuvo palabras de agradecimiento a las personas que han colaborado en la creación de los gigantes y a los hombres y mujeres de la nueva comparsa.

Autodidactas, los hermanos Morentin tomaron el relevo a Vicente Urmeneta, Justo Jaka y Basilio Arruabarrena. “Nos fijábamos en como bailaban otras comparsas”, apuntaron ayer los gemelos, al tiempo que destacaron que organizaron concentraciones, llegando a reunir a 30 gigantes. De aquellas dos décadas de andadura recordaban especialmente las numerosas salidas que realizaron. En una a tierras catalanas Ignacio Morentin conoció a su mujer, Asun Gual, una de las integrantes de la nueva comparsa, al igual que su hija, Verónica Morentin. “También salió alguna pareja más”, aseguró este etxarriarra.

Los miembros de la antigua comparsa se mostraban también agradecidos, especialmente al pueblo de Etxarri. “Nos ha apoyado siempre” y recordaron a Asun Erdozia y Benita Imaz, que les echaban una mano a la hora de limpiar y planchar la ropa de los gigantes. También destacaron el trabajo realizado por Txaro Garciandía, Paola Ferrari y Flora Nilo, tres mujeres de Etxarri que han realizado las cuatro figuras.

En dos de éstas, Beltza Zuria y Beraxko, se ha aprovechado parte de los dos reyes que el Ayuntamiento compró en 1971 para las fiestas de aquel año, que entonces se celebraban en octubre por ferias. Costaron 30.000 pesetas, es decir, 180 euros. El proceso de elaboración de los gigantes fue una lucha contra la báscula con el fin de aligerar su peso, que finalmente se ha quedado en torno a 35-40 kilogramos. “Era una cuestión muy importante, porque además queríamos que entraran mujeres”, apuntó la alcaldesa. Lo cierto es que la nueva comparsa es mayoritariamente femenina, con siete mujeres de doce.

En relación a las fiestas, Maiz invitó a etxarriarras y foráneos a disfrutar en positivo y evitar conflictos además de manifestar un no rotundo a las agresiones sexistas, sean verbales o físicas. También tuvo un recuerdo especial a los que “por desgracia no están”. El presupuesto de las fiestas es de 53.004 euros, con más de 60 variadas propuestas para todos los públicos.

QUINTA DE 2016 Un acto que ya se ha hecho tradicional es la bienvenida del Ayuntamiento a los txikis nacidos el año anterior, gesto que se escenifica con la entrega de un pañuelo bordado con el escudo local. Asimismo, entregaron una postal sobre la importancia de la transmisión del euskera además de una tarjeta de compromiso para promover la igualdad de género.

Estaban convocados 46 niños y niñas: Pello Aramburu Goñi, Auritze Arratibel Aramendi, Gael Arratibel Pascal, Itzea Barandalla Albarracin, Aiur Begiristain Asensio, Ane Beloki Iñarrra, Ilina Bouallagui Bouallagui, Emily Chamba Maorga, Aner Chao Jaka, Bera Ekiza Elizondo, Aimar Eraso Sánchez, Marko Estarriaga Villarroel, Inartz Galparsoro Etxebeste, Egoi Gartziandia Gartziandia, Unax Gastesi Araña, Izar Goikoetxea Jaka, Oier Goñi Hernández, Arai Goñi Sánchez, Urko Gorritxo Blanco, Bidane Ibiriku Arratibel, Kepa Igoa Gartziandia, Irati Jaukikoa Berastegi, Aitor Jauregi Orkin, Aiur Lakuntza Iriarte, Maddi Lazkoz Errazkin, Jon Lopez de Sabando Alegria, Alain Macía Goikoetxea, Elene Marroyo Mariezkurrena, Aratz Mendizabal Martínez, Araitz Moreno Aldaz, Janitz Moro Guinea, Nahia Mosqueira Marín, Laia Mundiñano Zamora, Sahats Mundiñano Zabala, Oihan Palomino Iraurgi, Arhane Razkin Beltza, Iraia Sánchez Aristorena, Eki Satrustegi Iriarte, Izar Satrustegi Iriarte, Angie Tanus Álvaro, Xabier Tapie Beloki, Aiora Trevejo Carrera, Xumai Ulaiar Gallo, Izane Unzilla Aiertza, Arhane Gómez Gartziandia y Alain Moreno Zeberio.

los gigantes

Beltza Zuria. Representa a una mujer del siglo XIII, la primera etxarriarra de la que hay constancia. Y es que aparecen en el libro Rubro de Iranzu, cuando todavía Etxarri solo era un baluarte. Elegante, luce el traje de la Coral de Etxarri con sus mejores joyas.

Beraxko. Es el marido de Beltza Zuria, tal y como aparece en el citado documento. También comparte con su pareja su atuendo, el traje del coro etxarriarra. En su mano lleva el pergamino con los impuestos que se deben pagar.

Txiñerratso. Es la bruja del colectivo imaginario de Etxarri, que puede dar miedo pero también representa a la sabia anciana de Beheko Basoa, un espíritu bueno unido a la naturaleza. En su cabeza lleva hierbas, hongos y otros productos de la tierra.

Kixkimau (Pintto). Es un personaje del carnaval que oculta su rostro manchándolo de carbón y su cuerpo con paja bajo su saco y un cucurucho con cintas de colores en la cabeza que ha tomado prestado de los quintos, con un palo en la mano por si toca azuzar.