Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Tengamos la fiesta en paz

Por Iñaki Parra - Domingo, 30 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

Hubo un tiempo en el que el maltrecho panorama cinematográfico mundial se empeñaba en dejar constancia de la falta de originalidad y hacía varias películas de temática parecida, si no calcada. Unas versaban sobre asaltos a la Casa Blanca del primer presidente afroamericano y otras repasaban la obra y milagros de Steve Jobs, pero las peores de todas eran esas en las que se aprobaba una especie de purga donde durante 24 horas la ley dejaba de existir y se podía hacer cualquier cosa. Dicha trama debía estar, supongo, inspirada directamente en las fiestas patronales de, por ejemplo, Tudela. Cuando llega el día 24, a las 12.00, con el estómago lleno de unos cuantos kalimotxos y la estela de los cohetes sobre el cielo de la plaza de los Fueros, queda inaugurada la creencia popular de que “todo vale”. Como siempre, y con la misma creatividad que se escriben los argumentos de los filmes mencionados, los más perjudicados son las mujeres, las minorías y los animales. Vale que las mujeres ya pueden votar, que las parejas no heterosexuales pueden casarse y que están de moda los parques caninos;pero un poco más al fondo atisban las opresiones que el alcohol parece llamar a gritos. Por eso vengo a recordar que, del mismo modo que el asesinato está prohibido y no se puede circular con el coche en sentido contrario por las calles de dirección prohibida, acosar mujeres, realizar comentarios homófobos y torturar animales también lo está. Aunque, espera, igual es que el resto del año tampoco se respetan. ¡Oh, heteropatriarcado! Yo tengo un remedio bastante eficaz si te sientes incapaz de controlar tus instintos más primarios de neandertal. De verdad, si crees que hay una fuerza imbatible, superior y todopoderosa que te impide comportarte con civismo y educación, quédate en tu casa. Pero no solo esta semana, enciérrate para siempre. Vamos, que si no puedes vivir en sociedad, mantener tus prehistóricas ideas alejadas y conservar en todo momento el respeto, no salgas nunca. No vaya a ser que algún día tú también llegues a la Casa Blanca y Morgan Freeman se vea obligado a cambiar de registro.

Últimas Noticias Multimedia