Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Saioa Jaurena Jugadora navarra de rugby de la selección española

“Nos da igual quién esté en frente. Vamos al Mundial a partirnos la cara y a ganarlo todo”

Iñaki Sevillano - Lunes, 31 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

pamplona- Saioa Jaurena (Pamplona, 21 de abril de 1989) busca en Irlanda un imposible, un hito impensable para el rugby nacional. Su selección, las llamadas Leonas, no conciben límites y sueñan con las finales. No es para menos, la Copa del Mundo no merece renuncia alguna y, dado su potencial, ponerse techo no debe ser norma. ¿Por qué no soñar a lo grande?

¿Se cumple la lógica con su convocatoria para la Copa del Mundo?

-Con la trayectoria en mi club y la costumbre de estar en las últimas convocatorias, era esperado. Por puestos, por cómo estábamos entrenando y demás, digamos que sí. Ya viví la sensación de decepción en la Copa del Mundo anterior al quedarme en casa.

¿Se apoyan especialmente entre las de jugadoras de su equipo, el Getxo, en la concentración?

-Sí, claro, siempre hay una complicidad extra. Estamos todas con todas y nos llevamos muy bien, pero inevitablemente con las de tu equipo tienes más afinidad. Se nota más en esos momentos difíciles, es entonces cuando más te apoyas en ellas. Tener aquí tres compañeras de equipo ayuda y es más fácil afrontar estos momentos de competición, porque, al final, un mes es largo.

¿Es el cambio generacional un primer paso para mejorar el noveno puesto del Mundial anterior?

-Desde hace dos años se viene trabajando con esta nueva generación más algunas jugadoras del Mundial anterior. El trabajo en el tiempo con las nuevas, junto con las que tienen cierta experiencia, se nota. La experiencia ayuda a mantener al equipo calmado, a perfeccionar las rutinas de trabajo, a contagiar ese espíritu. Además, hemos tenido la suerte de tener bastantes partidos preparatorios y es entonces donde más se puede ver la evolución.

¿Qué le puede aportar al equipo el contraste entre las más veteranas y las casi debutantes?

-Las que más tiempo llevan aportan mucha serenidad, ese saber estar y esas rutinas de trabajo que son necesarias para llegar a este punto, porque es inevitable que una persona nueva entre nerviosa al no tener experiencia a este nivel. Además, las jugadoras nuevas contribuyen con su frescura a cambiar el ambiente en el equipo y en la forma de jugar. Siempre vienen con muchísimas ganas y son un impulso para todas a la hora de ayudar. El esfuerzo es máximo, la dedicación es total y es muy bonito ese ambiente que se crea.

Aroa González, la capitana, dijo que su objetivo es “hacer lo más grande”. ¿Se deduce de eso que no se ponen límites en Irlanda?

-No, el objetivo que tenemos es jugar a lo que sabemos, pasárnoslo bien con nuestro juego, disfrutar de la experiencia y dar el 100% en cada partido. Nos da igual quién esté en frente, sea Inglaterra, sea Irlanda o sea Hong Kong. Vamos al Mundial a partirnos la cara contra todas, a ganarlo todo y a quedar lo mejor posible. Queremos mejorar el noveno puesto del Mundial anterior y, si cabe, entrar entre las siete primeras, cosa que nos daría la clasificación directa al siguiente Mundial.

El seleccionador dijo que ha buscado delanteras “con un fuerte trabajo de conquista”. ¿Se siente identificada?

-Sí. Se está trabajando mucho las zonas de conquista, lo que son las melés, con entrenadores técnicos. Se busca perfeccionar cada detalle, cada jugada, para que sean perfectas, para que todas las fases de conquista sean nuestras. Y empezando por ahí, jugar a lo que sabemos, rápido y bonito.

Debut contra Inglaterra, las últimas campeonas...

-Es un equipo muy grande, ya lo demostraron en el Mundial anterior y en los partidos preparatorios que vienen jugando estos últimos meses. Para nosotras es un gran reto. Es demostrarnos lo que podemos hacer para sacar lo mejor de nosotras mismas sabiéndolas parar e, incluso, poniéndolas en un aprieto.

¿Cuál es el rival más fuerte, Inglaterra o Nueva Zelanda?

-Basándonos en el último partido amistoso que jugaron hace mes y medio, ganó Inglaterra, aunque por un resultado ajustado. Nueva Zelanda vendrá con otra mentalidad, porque en el anterior Mundial quedaron en, para ellas, un decepcionante quinto puesto, y creo que en este no van a perdonar una y van a venir a ganar sin ninguna duda, pero Inglaterra va a estar ahí.

Durante la preparación, ganaron a las inglesas por 7-15. ¿Sirve como referencia?

-Era el segundo equipo de Inglaterra, no eran las chicas del Mundial. Son jóvenes que darán el relevo a las que están, pero también es verdad que tenían muchas maneras y serán un buen equipo de futuro. A nosotras nos queda eso, el haber ganado a unas jugadoras que llevan la rosa en el pecho. Contra las del Mundial vamos a ir con las mismas ganas y con la aspiración de ganar.

Con esta victoria les han dicho que están ahí y que les pueden ganar.

-Claro, no vamos a ir como un equipo pequeño. Tenemos claro que venimos a dar un golpe sobre la mesa y a hacer el mejor papel posible, luego veremos cómo sale.

Los siguientes partidos son contra Estados Unidos e Italia. ¿Son de ganar o ganar?

-A ganar hay que salir sí o sí. A priori, el equipo que quizá más problemas nos puede dar por su físico y juego rápido es Estados Unidos. Por peso, son más grandes que nosotras. Técnicamente quizá no tengan tanto rugby quince, pero, por genética, son superiores. En cambio, las italianas son físicamente muy parecidas a nosotras, un equipo pequeño, pero que viene jugando el Seis Naciones y compitiendo contras las mejores. Eso les da mucha experiencia. Respeto y ganas a los dos.

¿Un primer cruce de eliminatorias contra Nueva Zelanda sería un corte a sus aspiraciones?

-Nunca es negativo jugar un partido así. Jugar contra Nueva Zelanda tiene que ser una experiencia muy bonita. Yo soy de las que opina que, cuanto más fuerte es el rival, mejor partido se hace.

¿Qué supondría para el rugby femenino español que la selección absoluta se proclamara campeona del mundo?

-Sería un hito impensable, tanto para el rugby femenino como para el masculino. Sería un sueño, un mito visto casi como inalcanzable.

¿Hablan de ello?

-Siempre bromeamos: “¿Y si damos el campanazo y vamos a las finales?”. Si ya es un sueño para nosotras venir al Mundial, imagínate lo que sería jugar unas semifinales o una final. Estás jugando con los doce mejores equipos del mundo, es una competición muy selecta y estar ahí jugando finales sería un sueño más que cumplido.

¿Un buen papel supondría recibir más dinero por parte de las instituciones?

-A nosotras nos toca luchar en el campo para reivindicar que esto merece la pena y que hay que apoyar más al rugby y, sobre todo, al rugby femenino. Pero ese papel es para la gente que tiene que dar la cara cuando nosotras demostramos en el campo que somos más que válidas.

Herramientas de Contenido