Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

"Duerme Negrita"

Ainara Porrón terminó el rodaje de su corto sobre el miedo a lo desconocido

Ana Oliveira Lizarribar / Oskar Montero - Lunes, 31 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Rodaje de "Duerme Negrita".

Rodaje de "Duerme Negrita". (Oskar Montero)

Galería Noticia

  • Rodaje de "Duerme Negrita".

pamplona- La calle Zapatería de Pamplona lucía en la mañana de ayer como a finales de los años 80. Un R-18, un Mini, un Citroën Dos Caballos, un Mercedes 3000 aparcados a un lado y personas deambulando arriba y abajo con el pelo cardado, sombras de ojos de colores -en el caso de ellas-, estampados y hombreras por doquier daban cuenta del salto en el tiempo provocado por Ainara Porrón Arratibel para el rodaje de su cortometraje Duerme Negrita, una historia que aborda el miedo a lo desconocido desde la mirada de una niña de 4 años. Ariadna Domínguez encarna a la pequeña;los actores navarros Itsaso Arana y Bruno Ciordia, a sus padres;y Javier Chocarro, a su tío.

Calzados Basoco abrió en domingo para servir de decorado a esta historia que se ha grabado en Arruazu entre los días 26 y 29 y que ayer desembarcó en la capital navarra. Sérvulo Basoco acogió al equipo en su establecimiento que, inaugurado en 1971, mantiene una estética acorde con lo que Porrón buscaba para ambientar el guion. Eso sí, a pesar de que la entrada se conserva tal y como se reformó en los 70, la dirección de arte tuvo que afanarse para retirar todos los letreros que anunciaban las rebajas propias de esta temporada, así como los referidos al pago con tarjeta de crédito, que a finales de los 80 no eran habituales en absoluto. Precisamente, la tienda, que ayer regentaba una siempre elegante Rosa Nagore, es un elemento clave en Duerme Negrita, cuyo conflicto se desencadena cuando la pareja protagonista y sus hijas acuden desde un pueblo a la ciudad para hacer compras y allí la pequeña se asusta al toparse, por primera vez en su vida, con un hombre negro. De regreso a casa, el padre regalará a la niña una muñeca negra. Algo muy parecido le sucedió a Ainara Porrón a los 4 años. “He ficcionado la historia, pero en parte se inspira en lo que me pasó;no se trata tanto de hablar de racismo, sino del miedo a lo desconocido. Hay que tener en cuenta que a esa edad estás en un momento de descubrimiento y todo te sorprende”, señala la directora, visiblemente cansada después de esta intensa semana.

“Está siendo una experiencia compleja, es un cortometraje de época, así que arte, vestuario y peluquería tienen un trabajo complejo y, además, estamos rodando con una niña de 4 años que sale en casi todos los planos”, contó, “preocupadísima por el equipo”, que ha trabajado jornadas de quince horas. “Por un lado, quiero sacar el corto adelante, pero, por otro, me voy todos los días a casa con cargo de conciencia”, agregó. Y comentó que apenas ha dormido estos días, ya que después del rodaje se ha dedicado a cortar guion. “Una cosa es lo que tienes en tu cabeza y otra, lo que supone dirigir a una niña de 4 años”, a la que ha aprendido a guiar sobre la marcha, tomando nota de sus reacciones, de sus manías, de lo que le gusta, de lo que no... “Ya casi es como mi sobrina”, afirmaba Porrón, que ha tenido que echar mano de su imaginación e inventar juegos para conseguir que Ariadna interpretara en cada momento lo que indicaba el guion. “Hitchcock recomendaba no rodar nunca ni con animales ni con niños y yo rodé mi primer corto con un perro y, ahora, con una niña”, bromeó la realizadora, que agradeció “la buena fe” de mucha gente que se ha implicado en el proyecto. “No tenemos ni mucho equipo ni mucho dinero para nada”. En concreto, los vehículos los han prestado los propietarios de manera desinteresada y los figurantes, cerca de 40 seleccionados en colaboración con la agencia Binahi, “han venido vestidos y peinados así de su casa”. Sin olvidar al equipo técnico, que está “por amor al arte”. “Es agotador, pero a la vez es mágico, porque la gente trabaja por pasión”, subraya.

La elección de Arruazu como lugar donde sucede la mayor parte de la acción también tiene su peso biográfico. Sentimental. Y es que el abuelo y la madre de Ainara Porrón Arratibel nacieron allí. “Mi abuelo era el campanero y las campanas están presentes en el corto;además, es un pueblo precioso y da perfectamente para el formato de 4:3 que hemos escogido y que se parece a cómo se veía la tele en esa época”, señala, muy satisfecha con lo bien que les han recibido los vecinos de la localidad y sus representantes.

Una vez finalizada la postproducción, Duerme Negrita iniciará su periplo por festivales, tal y como hizo Porrón con su primer corto, Lobito Bueno, Bruja Hermosa.


cine, teatro...Con el pelo repleto de bucles creados a base de bigudíes y maquillaje y vestuario ochenteros aguardaba Itsaso Arana (Tafalla, 1985) entre toma y toma. La actriz, cuyo último título en la gran pantalla, La reconquista, tuvo excelentes críticas, no conocía a la directora ni al resto del equipo, pero decidió sumarse a esta historia “porque está contada desde un lugar muy honesto”. Arana interpreta a la madre de dos niñas, a las que dan vida la citada Ariadna Domínguez y Olaia Pérez, de 8 años. “Siento que es una mujer adelantada a su tiempo, aunque de manera inconsciente, y el personaje me gustó porque de alguna forma me recordaba a mi madre, que coincide que también me cantaba por las noches las dos canciones que ella canta a sus hijas”, indicó la actriz, que es la primera vez que rueda en Navarra. “Y espero venir más”, añadió, encantada de estar “conectando” con los profesionales de aquí. “Estoy feliz de comprobar que está todo más vivo que cuando yo me fui a Madrid”.

Además de los filmes La reconquistay Las altas presiones, Itsaso Arana ha participado en series de televisión como El Comisario o Ángel y Demonio y está a punto de estrenar otra, Vergüenza, de Movistar Plus, donde tiene un pequeño papel. También acaba de volver del Festival Grec, donde ha continuado la gira de la obra Cine, con su compañía de teatro, La Tristura, que espera poder mostrar en su tierra.

Herramientas de Contenido