Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El alma es mente

Por Luis Beguiristain - Lunes, 31 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

si leemos El libro Tibetano de la Vida y de la Muerte veremos que el proceso de ese estudio hecho por los budistas consta de cuatro partes o etapas del ciclo completo de la vida, que llaman bardos. El bardo de la vida con cuerpo, el bardo del hecho de morir, el bardo o ciclo entre la muerte y hasta que se prepara a renacer en otro cuerpo nuevo y el bardo de entrada en ese cuerpo y el nacimiento. Allí se explica que en el proceso de morir y recién muerto el ser percibe la experiencia de forma parecida a cuando uno está vivo pero sin cuerpo. Predomina lo que se puede considerar luz, forma y color, sonidos. Se dice que algunas almas que han muerto de forma repentina por accidente o violencia tardan en darse cuenta de lo que les pasa y de que están muertos. Se explica que el proceso personal de cada ser individual puede ser muy diferente, según el recorrido de su vida. Unos pueden experimentar solamente estados que son reflejo de su propia mente y, en otras experiencias, se pueden vivenciar estados inmensamente positivos y percibir compañías de seres elevados. Seres que sontodo luz pero que emiten un amor inmenso e infinito. También muchas almas experimentan que ellas mismas se transforman eventualmente en luz, abarcando un campo infinito y más allá del tiempo y el espacio. Cuando se encuentran con otras almas o seres se percibe su compañía claramente y algo muy característico: se comunican sin hablar, telepáticamente cada uno sabe lo que piensa el otro. El autor del libro, Sogyal Rimpoché, que se crió en Tíbet al amparo de varios maestros y luego ha vivido en occidente, explica la gran similitud entre las experiencias relatadas en los libros que hablan de estados próximos a la muerte de tantas personas que estuvieron dadas prácticamente por finadas pero revivieron, y que se pueden comparar con algunos estados de lo que se considera en la tradición budista el bardo de la muerte. Por ejemplo: Vida después de la Vida, de Raymond A. Moody y otros libros semejantes de otros autores. También se explica que cuando el ser ha evolucionado mucho ya no necesitará encarnar más y vivirá en otros planos diferentes, pero hay seres evolucionados que encarnan para enseñar la sabiduría o con una misión determinada. Conclusión: hoy por hoy la Iglesia Católica niega todo esto a uñas y dientes, pero también sabemos de la tremenda hipocresía que viven muchos sacerdotes al defender cosas que ellos ni comprenden ni se creen. Entre creer al estilo católico que en una vida te juegas la eternidad;no creer en nada, en el sentido de una individualidad que trasciende a la muerte;o creer que cada uno hemos nacido en determinadas circunstancias según el recorrido de nuestras vidas anteriores, ¿cuál parece la postura que tiene más lógica y sentido? Tanto que se habla de respetar hacia los demás las posturas políticas y de creencias personales, ¿vemos que la sociedad es adulta para creer lo que cada uno ha reflexionado por sí mismo o que hay una inmensa corriente que se deja arrastrar por lo que le resulta más cómodo?

Herramientas de Contenido

Más sobre Opinión

ir a Opinión »