Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Cuatro amigos que iban al cajero sufren el impacto más fuerte

La deflagración dejó inconscientes a Eduardo Álvarez, Patricia García y Asier Valencia, mientras que Gorka San Martín trató de ayudarles

Unai Yoldi Hualde - Lunes, 31 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Daños tras la explosión en Puente la ReinaVER VÍDEOReproducir img

Eduardo Álvarez Erviti y su pareja, Patricia García Estévez, los dos heridos graves de la explosión.

(youtube)

Galería Noticia

Daños tras la explosión en Puente la ReinaReproducir

pamplona- Cuatro amigos de Esparza de Galar, Noáin y Salinas de Ibargoiti, que se dirigían a sacar dinero al cajero situado enfrente del edificio que sufrió la explosión, fueron los heridos de más consideración de la deflagración ocurrida durante la madrugada del domingo en Puente la Reina. Todos ellos fueron trasladados al Complejo Hospitalario de Navarra. Uno de ellos, Eduardo Álvarez Erviti, más conocido como Badito, de 25 años de edad y residente en Esparza de Galar, se encuentra muy grave, hasta el cierre de esta edición, al padecer fuertes daños cerebrales. También tuvo que ser intervenido quirúrgicamente del riñón y se le extirpó el bazo. Además, presenta numerosos golpes y heridas por todo el cuerpo.

Quien también resultó herida grave por la explosión fue la pareja de Eduardo, Patricia García Estévez, una jóven noaindarra de 21 años que se encuentra estable dentro de la gravedad y consciente aunque muy afectada por lo ocurrido.

Los otros dos amigos que fueron hospitalizados son Asier Valencia Ojer y Gorka San Martín Mendia, dos vecinos de Salinas de Ibargoiti. Este último fue dado de alta ayer y presenta una costilla rota y golpes en el cuerpo. Por su parte, Asier no presenta un pronóstico grave pese a tener 20 puntos de sutura en la cabeza y la pierna y las vertebras cuarta y quinta rotas, por lo que los médicos estaban a la espera de más pruebas para ver si será necesaria una intervención.

Además, un hombre de 59 años tuvo que ser ingresado en la planta de Traumatología y tres personas más, un menor y dos adultos, fueron atendidos por los servicios médicos y posteriormente fueron dados de alta. Otras cuatro personas fueron asistidas en el lugar de los hechos por personal de DYA sin necesidad de ser evacuadas a ningún centro hospitalario.

iban a por dineroSobre la una y media de la madrugada el grupo de cuatro amigos aparcó su coche en Puente la Reina y puso rumbo al cajero más cercano para sacar dinero antes de disfrutar de la última noche de las fiestas de la localidad. En la calle Cortes de Navarra visualizaron una sucursal de La Caixa. Al llegar a ella, la explosión alcanzó a los cuatro. “Gorka fue el único al que la bomba no le hizo perder el conocimiento. Se acuerda de haber visto a sus amigos en el suelo inconscientes”, explica el padre de Asier, Jesús Valencia, quien señala que Gorka fue rápidamente a despertar a su hijo y que, al hacerlo, “salió corriendo desconcertado y con la pierna rota”. En cuanto a Eduardo y Patricia, Gorka recuerda que no reaccionaban ninguno de los dos. “Las ambulancias debieron de tardar muy poco en aparecer en el lugar de los hechos y, además, dos mujeres les atendieron las brechas”, relata el padre del herido.

Al no haber perdido el conocimiento, el joven se encuentra conmocionado, al igual que su amigo y, según Jesús, ambos confunden algunas cosas de lo sucedido como consecuencia de sus heridas y de la situación de sus compañeros.

todavía en shockEl irracional suceso también dejó otros nueve heridos y más de treinta atendidos por los servicios médicos, todos ellos jóvenes cuya única pretensión era pasar una buena noche de fiesta. De entre ellos, Eduardo es el único que se encuentra en estado muy grave. Se trata de un chico de Esparza de Galar que hacía vida en Noáin, muy conocido en la localidad, aficionado al fútbol y que jugó hace varios años como portero en el Bidezarra y más tarde en el Tiebas. A sus 25 años Badito, como suelen llamarle sus amigos y familiares, trabaja en la empresa de su padre y mantiene una relación con Patricia, quien se encuentra consciente y estable pero muy afectada por todo lo ocurrido.

Los otros dos amigos también están “tocados” y tratando de asimilar aún lo sucedido. “Asier está dolorido y adormecido por la medicación, por lo que aún no es consciente del todo”, comenta su padre, quien también señala que “por lo menos” a Gorka le han dado el alta y, “dentro de lo malo, ya está en casa”.

Ambos dos viven en Salinas de Ibargoiti, localidad que ayer celebró el Día de la Trilla. La jornada festiva se vio un tanto ensombrecida y, durante el acto, el tema de conversación de los vecinos no fue otro que el de la situación en la que se encontraban los dos jóvenes.

Últimas Noticias Multimedia