Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

"Me sangraba la cabeza y no era consciente de nada"

La vecina de Tafalla Leyre Montero Moreno, que se encontraba con ocho amigas enfrente del edificio, resultó herida leve tras caerle encima algunos cristales de la sucursal La Caixa

ainhoa bravo - Lunes, 31 de Julio de 2017 - Actualizado a las 08:13h

Una de las heridas, tras la explosión.

Una de las heridas, tras la explosión. (DANI OLÓRIZ)

Galería Noticia

  • Una de las heridas, tras la explosión.

pamplona – La vecina de Tafalla Leyre Montero Moreno, de 23 años, vivió ayer en primera persona la explosión junto a sus ocho amigas. Todas ellas resultaron ilesas o con algún rasguño. Paloma Dublán, Maite y Paula Framarique, Uxue Goyena, Uxua Olcoz, María del Río, Paula Ajona, Marta Fresán y Leyre Montero, todas ellas de 23 años y residentes en Tafalla, decidieron ir a fiestas de Puente la Reina como cada año, aunque esta vez la noche no terminó como deseaban.

Las nueve amigas cogieron el Voy y Vengo en torno a las 00.40 horas, con muchas ganas de disfrutar de una noche de fiesta y celebrar de alguna manera que estaban casi todas las amigas juntas. “Nunca podemos coincidir todas en cosas como esta y justamente ayer sí. Era un día de diversión que al final, desgraciadamente, no fue así”, apuntó Montero.

Las jóvenes escogieron un sitio en el que poder estar tranquilas, hablando y tomando algo cerca de la Gares, la discoteca donde pensaban ir después, sin ser conscientes lo que ocurriría minutos después. “Íbamos a abrir nuestra segunda lata de cerveza cuando, de repente, se escuchó como un petardo muy fuerte, y luego fue más intenso. Empezó a hacer mucho calor, salía humo del edificio de enfrente y comenzaron a caer cosas del aire”, recordó Montero, todavía algo asustada. En un primer momento pensaron que podía tratarse de un atentado terrorista, “estábamos muy asustadas y descolocadas sin saber qué es lo que realmente sucedía ni lo que teníamos que hacer. Vimos que el edificio estaba en llamas y literalmente sin pared”, comentó Montero.

“Vimos que el edificio estaba en llamas y sin pared. No sabíamosqué estaba pasando”

Leyre Montero y sus ocho amigas se encontraban justo enfrente del edificio donde se originó la explosión. Algunas de ellas estaban apoyadas en una de las paredes de La Caixa cuando el enorme cristal que tenían encima de ellas se rompió por el fuerte impacto y los pedazos comenzaron a caer sobre ellas. “No me cayó el cristal entero de milagro”, señaló Montero aliviada. “Un amiga y yo echamos a correr sin saber muy bien a dónde ir y qué hacer. Dos chicos que no conocía de nada me pararon y me dijeron que me estaba sangrando la cabeza. No me había dado ni cuenta, no era consciente de nada”, afirmó. Los dos chicos acompañaron a las jóvenes a la sede que tiene DYA en Puente la Reina. “Uno de los cristales me cayó en la cabeza y no lo sabía. No me pudieron dar puntos porque había perdido algo de piel;entonces, simplemente me lo curaron”, explicó. Otra de las chicas que salió corriendo, Paula Ajona, llegó con una herida en la cabeza y otra en el pie debido a los cristales. Más tarde, Ajona acudió al CHN acompañada por sus padres para que le examinasen en profundidad la herida de la cabeza.

“Lo peor de todo fue enterarnos después de que una de nuestras amigas se quedó inconsciente porque en el momento de la explosión algo le golpeó en la cabeza. Yo eché a correr porque no lo sabía, si no me hubiese quedado”, comentó. El resto de amigas, que sí se dieron cuenta, le pusieron en posición lateral y, en “pocos segundos”, se recuperó, resaltó. Es la única de las nueve jóvenes que fue trasladada directamente al CHN tras perder una gran cantidad de sangre pero que ya se encuentra “estable” y “bien”, apuntó. A Marta del Río le dieron puntos en la rodilla y las demás jóvenes no tuvieron más que pequeños rasguños por golpes y tropezones. Uxue Goyena, una de las chicas que presenció lo ocurrido, afirmó que vio un chico tirado en el suelo inconsciente y otro joven saliendo del cajero de La Caixa, situada enfrente del edificio, “muy nervioso” y “gritando”, comentó. “Las personas que estaban cerca de donde pasó todo no dudaron en acercase a socorrer. La verdad es que la gente reaccionó muy bien, fueron muy solidarios y ayudaron en todo lo que pudieron. Los servicios de emergencia vinieron a tiempo y, en ese sentido, fue bien”, asintió.

Tras lo sucedido las nueve amigas están aún asumiendo lo que pasó y ahora quieren estar tranquilas con sus familias. “Supongo que volveremos a fiestas de Puente la Reina, aunque ahora mismo no quiero ni pensarlo”, concluyó.

Herramientas de Contenido