Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Jornadas Gastronómicas de Salinas de Oro

El oro de las salinas como protagonista

El evento superó su propio récord y reunió a alrededor de 4.000 visitantes en torno a la salinera del manantial natural

Ana Lumbreras - Lunes, 31 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Algunos visitantes experimentan la sensación de pasear por el pediluvio de agua salada.

Algunos visitantes experimentan la sensación de pasear por el pediluvio de agua salada. (ANA LUMBRERAS)

Galería Noticia

  • Algunos visitantes experimentan la sensación de pasear por el pediluvio de agua salada.

El evento superó su propio récord y reunió a alrededor de 4.000 visitantes en torno a la salinera del manantial natural.

salinas de oro- La sal del manantial natural fue ayer la protagonista del día de las Jornadas Gastronómicas de Salinas de Oro, la cual reunió ayer a alrededor de 4.000 personas. Se trata de la salinera de manantial natural más productiva y antigua de todas las que se mantienen en España, y la única que no ha cesado su actividad. En torno a ella, la Asociación Turística Tierras de Iranzu y el Ayuntamiento de Salinas de Oro junto con la colaboración del Departamento de Cultura, Turismo y Relaciones Institucionales y Fundación Caja Navarra organizaron una gran variedad de actividades.

La jornada, que transcurrió de 10.00 a 14.00 horas este año estuvo tematizada en torno a los vikingos bajo el título “Los Vikingos conquistan Salinas de Oro y su sal”. Se recordó la expedición que en el siglo IX asoló la costa Cantábrica y que a través del Mediterráneo y por el Ebro llegó también a Pamplona. Las compañías de teatro Ratamento y Circo Davitxi trasladaron a los turistas a la época vikinga y medieval de las Salinas de Oro, cuando la sal era el bien más preciado y su control muy disputado por todos.


más actividades que nuncaSalinas de Oro mostró a sus visitantes sus recursos turísticos, la gastronomía, la artesanía, las actividades en torno al agua salada y el mejor teatro. Así, se realizaron talleres de todo tipo: de herrería Medieval, etnográficos sobre la vida de los vikingos o de tiro con arco medieval, de salud y belleza. Como cada año, los más pequeños tuvieron sus talleres infantiles donde pudieron realizar sales aromáticas de baño, dibujos con sales y sales de colores decorativas.

Charo Apesteguía, gerente de la Asociación Turística Tierras de Iranzu destacaba el aumento de visitantes de este año. “Nos estamos quedando hasta sin material en los talleres, lo que es buena señal”, confesaba. Y añadía que se podía deber al aumento de actividades organizadas “Este año hemos preparado más variedad de actividades, más catas y nuevos talleres”.

También hubo tiempo para la gastronomía con una degustación de hamburguesas de ternera de Navarra, de productos típicos de Tierras de Iranzu y de los vinos de la zona. Incluso se organizó un Masterchef y Showcooking en el cual gastrónomos cocinaron en directo con sal de manantial: Bodegas Asador Lezaun, Manu Ortiz de Erguea;Restaurante Tres Reyes, Enrique Martínez;Restaurante Baseriberri, Iñaki Andradas y Silvia Redondo;y Pastelería Ángela, Víctor Napal. Este último, que realizó un bretzel y un milhojas de crema y mantequilla, destacaba la importancia de la sal en la pastelería. “Se utiliza para todo, tanto pastas de té como bollería y es imprescindible para que tenga sabor”.

Ese es el objetivo de la sal en la comida, según aclaraba Josu Gironés, de las Salinas Gironés: “Una buena sal no es la que sala, sino la que potencia el sabor del propio producto”. Asimismo, Gironés se encargó de dar a conocer a los visitantes el proceso artesanal de la sal mediante visitas guiadas en castellano, euskera e inglés a la salinera. Además de aprender, muchos participaron en el antiguo oficio milenario, recogiendo sales con rastrillos especiales.

La sal también sirvió para relajarse, en las piscinas de agua salada y el pediluvio. Pequeños y mayores aprovecharon para experimentar la sensación de flotar en el agua, en el caso de las piscinas saladas, y de caminar por el pediluvio. La concentración de sal del agua de manantial alcanza los 300 gramos por litro, por lo que para muchos, esa piscina les causaba nuevas sensaciones. Dos visitantes que acudían por primera vez con sus hijos coincidían en que era “una buena experiencia”, sobre todo, “para que los críos experimenten con las densidades”.

buena organizaciónA la jornada acudió el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, que no dudó en señalar la buena organización del evento, el que “repetirá”. Apuntó, también, que este tipo de actos no benefician solo al propio valle de Guesálaz, sino a todo Navarra. “Este evento encaja perfectamente en ese tipo de elemento diferencial y distinto que aporta un valor propio añadido. Al final, lo que recoge son los elementos intangibles de nuestra tierra” , concluyó.

datos

Sal diferenciada. La Sal de Oro está hecha de forma artesanal, por lo que no lleva aditivos, no la molen y no la refinan. Por tanto, a diferencia de otras sales, mantiene su riqueza mineral en yodo, potasio, hierro y magnesio.

Tres tipos. Dependiendo del viento, pueden lograr diferentes tipos de sal: Sal gorda (viento norte), flor de sal (viento sur o sin viento) o escamas (si no recogen la flor de sal).

Innovación. Este año han comenzado a comercializar, en colaboración con Josenea una nueva gama de sales: con pimiento, al vino y con hierbas. Además, llevan unos años vendiendo sal líquida para las personas que necesitan controlar su consumo.

Herramientas de Contenido