Mesa de Redacción

La cínica defensa del TAV

Por Javier Encinas - Martes, 1 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

de un tiempo a esta parte no hay intervención pública de un político de la derecha foral que no hable de impulsar el TAV y el Canal de Navarra. Lo hacen desde el cinismo más censurable y corriendo un estúpido velo, con la intención de crear un estado de confusión generalizada para que quienes son responsables de la parálisis de estas infraestructuras emerjan como sus impulsores. Conviene, por lo tanto, rebobinar e ir por partes. A día hoy, el tren está empantanado porque el convenio que UPN y PSOE firmaron en 2010 lo incumplieron desde el primer día. Y porque después el PP, cuando llegó a Moncloa en 2011, no quiso saber nada de él, hasta el punto de que todavía adeuda a Navarra 45 millones de los 85 invertidos. Con el Canal, sucede algo parecido. UPN y PP dejaron Canasa al borde de la quiebra, y es el actual Gobierno de Navarra el que va a definir su continuidad para que el agua llegue a la Ribera, y el que va a negociar un proyecto viable para el tren. Ocurre con frecuencia que una mentira contada mil veces termina por aceptarse como verdad por la mayoría de los mortales. Convendría que con estos dos proyectos no pase lo mismo. Porque aquí la responsabilidad de su parálisis es clara, pese al intento de enredarlo todo.