Sanfermines y Policía Foral

Por Alberto Larrañeta Erdocia y Óscar Moreno Mendaza - Martes, 1 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Pasados ya unos días desde los Sanfermines, ELA-Foruzaingoa quiere hacer su análisis y valoración de lo acontecido: nuevamente, a pesar del intento de enmascarar la realidad por parte de la dirección del cuerpo, con la consejera a la cabeza, ha quedado de manifiesto la carencia de los medios y de personal en Policía Foral.

Durante los días de San Fermín los y las policías de Tráfico, Medio Ambiente, etcétera, han dejado sus funciones específicas para cubrir las necesidades de seguridad ciudadana comprometidas en las reuniones de la junta de seguridad por los altos mandos de Policía Foral. Turnos completos sin efectivos de seguridad vial prescindiendo de los tan necesarios controles de alcohol y drogas, porque han tenido que desempeñar labores de vigilancia y protección ciudadana en la Cuenca de Pamplona, así como desplazarse a las comisarías periféricas que no cuentan con personal suficiente para sacar una patrulla en cada turno. Todo esto, obviamente, con el desconocimiento por parte de las patrullas especialistas en otras funciones, de protocolos, formas y medios de actuación y el consiguiente menoscabo en la prestación del servicio a la ciudadanía.

La dirección del cuerpo sabe perfectamente que no hay personal ni medios suficientes para realizar todas las tareas y servicios que se requieren, pero se empeña en transmitir esa apariencia de cuerpo integral y de referencia con el que se asocia al cuerpo de la Policía Foral.

Mientras tanto, la única solución planteada por la Consejería de Interior para paliar este déficit parece ser la flexibilidad y el aumento de jornada de una parte importante de la plantilla que realiza el trabajo operativo a pie de calle, cuando una buena y efectiva coordinación entre cuerpos es la clave del problema. Sin embargo, se opta por fomentar la competencia para la obtención de objetivos en vez de buscar la colaboración.

La prensa se hacía eco, pocos días antes de comenzar las fiestas, que Policía Foral destinaría al dispositivo de San Fermín 300 agentes, frente a 400 de Policía Municipal de Pamplona, 950 de Policía Nacional y 1.400 de Guardia Civil. Las cifras hablan por sí solas.

Si además se hace un análisis de los numerosos servicios desempeñados por la Policía Foral en las pasadas fiestas, y poniendo por delante que toda comparación es odiosa, las cifras pasan de hablar a gritar de forma desgarradora.

Señora Beaumont, está trabajando en un plan director sin que el anterior se haya concluido en personal, medios y competencias. Quiere usted vender a la ciudadanía una policía autonómica que es la referencia en seguridad en Navarra. Nos quiere vender un modelo policial utópico, y nuevamente se ha visto en estas pasadas fiestas que la carencia de personal es el verdadero problema. ¡No ponga parches y soluciónelo! Estaremos encantados de ayudarle.

Los autores son delegados de ELA Policía Foral