Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La pretemporada de Osasuna

Un primer día exigente

La pretemporada Osasuna comienza su concentración en Boltaña con una intensa y calurosa doble sesión

Javi Gómez Patxi Cascante - Martes, 1 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Piña de jugadores y técnicos de Osasuna al término del entrenamiento matinal de ayer, el primero de los rojillos en su concentración en Boltaña.

Piña de jugadores y técnicos de Osasuna al término del entrenamiento matinal de ayer, el primero de los rojillos en su concentración en Boltaña. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

  • Piña de jugadores y técnicos de Osasuna al término del entrenamiento matinal de ayer, el primero de los rojillos en su concentración en Boltaña.

Boltaña (Huesca)- Agotador. Así se podría definir el primer día de Osasuna en Boltaña. El entrenador Diego Martínez preparó una doble sesión (matinal y vespertina) para sus jugadores repletas ambas de intensidad física. Para colmo, las altas montañas que rodean la localidad ubicada en el Pirineo oscense no impidieron que el sol azotase a los futbolistas en su entrenamiento mañanero. A las 9.30 horas, los jugadores rojillos estaban en el gimnasio del hotel de concentración para comenzar a sudar y, 60 minutos después, ya se encontraban sobre el césped del coqueto campo de Boltaña, donde completaron una sesión de más de hora y media de duración con una enorme carga de trabajo, tanto con balón como sin él.

Bajo la supervisión del cuerpo técnico, los jugadores de campo se exprimieron ante casi la extenuación. Solamente Coris y Otegui realizaron carrera continua para seguir recuperándose de sus respectivas molestias físicas. Por su parte, los guardametas, entre los que se encuentra el del Promesas, Álvaro González Gonzi, que también viajó a Boltaña con el primer equipo, tuvieron su particular dosis de intensidad a las órdenes de Sanzol.

Durante lo que duró la sesión, destacaron los gritos de Diego Martínez pidiendo más a sus jugadores, pero siempre con un enfoque positivo. “Ahora somos mejores”, se le escuchó decir. “Este esfuerzo nos acerca un poquito más al sueño”, fue otra de las conjuras.

Como la hinchada rojilla nunca falla, se pudieron ver camisetas de Osasuna en la grada, puesto que fueron unos cuantos los aficionados que no perdieron ripio del entrenamiento. Pese al cansancio, todos los jugadores se pararon con aquel que se lo requirió para retratarse o firmar un autógrafo, e incluso hubo alguno que ejerció de improvisado fotógrafo.

Tras el trabajo matutino y el masaje, los rojillos descansaron en sus habitaciones para por la tarde volver a ejercitarse, aunque de forma más liviana. Después, la cena y el reposo tras una exigente primera jornada. Hoy, otra sesión doble. Más madera.

Herramientas de Contenido