Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Actué por instinto, sin pensar si podía explotar algo, quería sacar a los vecinos”

Lino Ugarte fue el primero en acudir al edificio incendiado, alertar a los vecinos y sacar a la hija de un amigo

Martes, 1 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Pili Huarte y su marido Lino Ugarte.

Pili Huarte y su marido Lino Ugarte. (D.N.)

Galería Noticia

Pili Huarte y su marido Lino Ugarte.

pamplona- Después de la traca que puso el broche a las fiestas de Puente,Lino paseaba con su mujer Pili Huarte por los puestos ambulantes. Al llegar al final del mercadillo, escucharon una explosión, se asomaron a la carretera y, mientras Pili telefoneaba al 112, Lino corría como un poseso. Del número 4 de la calle Cortes de Navarra salían llamaradas gigantes y este vecino de Puente, de nombre Jesús Mariano Ugarte, albañil de 43 años y padre de dos hijos, no se lo pensó a la hora de ayudar a sus vecinos. “Los cristales y la puerta de entrada se rompieron con la explosión y por eso entré sin pensarlo. En ese momento no te planteas nada;si lo piensas fríamente igual ni haces eso y, de hecho, solo de pensarlo se me ponen los pelos de punta. Actúas por instinto, pero solo con el paso del tiempo se va a ir asimilando. Fui llamando a las puertas de los vecinos, gritando ‘fuera, fuera’, para alertar a todo el mundo. El humo ya era muy importante. Me puse la camiseta por la nariz a modo de mascarilla y llegué al tercero. Allí vive un amigo, Kukín, que me dijo que me bajara a la hija mayor. Nos encontramos en el rellano. A la hija pequeña la bajaba otro vecino, Javier, y enfilamos la escalera con cuidado, donde el humo era cada vez más intenso. La situación era casi irrespirable y había muchos cristales y escombros por todo el suelo. Un rescoldo me quemó parte de la zapatilla y me hizo una herida. Al llegar a la calle, ves todo lo ocurrido a tu alrededor y sientes impotencia y frustración por no haber podido hacer algo más. Otro vecino, Javier, que es bombero, nos empezó a organizar para avisar a los vecinos del bloque contiguo y tratar de apagar las llamas. Al final, en este tipo de emergencias, no basta solo con la buena intención y necesitas a alguien que te guíe y te diga lo que hacer. Pudimos abrir la boca de riego y activarla para sofocar el incendio. A partir de ahí, se empezó a controlar la situación”, recuerda Lino. - E.C.