Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Bienvenido el cierre de Garoña, pero quedan aún temas pendientes

Por Julen Rekondo - Miércoles, 2 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

el ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha anunciado el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña, cuando todavía tenía de plazo hasta el próximo 8 de agosto. Pero, el ministro de Energía se ha adelantado, y las razones que tienen que ver con ello y en mi opinión, las apunto a continuación.

En primer lugar, hay que tener en cuenta el desacuerdo entre los dos socios propietarios de la central nuclear de Garoña, Iberdrola y Endesa, sobre la continuidad de la planta. Iberdrola quería cerrar la central porque asegura que en la actualidad no es rentable por los impuestos que soporta el sector nuclear. Mientras, Endesa estaba por la prórroga.

En segundo lugar, sólo dos de las entidades que han intervenido en la consulta -la Junta de Castilla y León y la Asociación de Municipio de Áreas con Centrales Nucleares (AMAC)- habían manifestado su apoyo a la continuidad de la explotación de la central. Por el contrario, los ocho restantes se han mostrado en contra, entre ellas el Gobierno de Navarra, y han presentado alegaciones dentro del período establecido. En tercer lugar, también habrá pesado en la decisión del Gobierno español que la aportación real de la central nuclear de Garoña al parque de generación eléctrica es muy pequeña, escasamente 500 MW. Y, de hecho, durante los tres años que ha estado sin generar electricidad no ha habido problemas de abastecimiento.

En cuarto lugar, y aunque lo ponga en último término, no es menos importante, está el posicionamiento de la sociedad navarra, y también de otras comunidades autónomas, entre ellas la vasca principalmente, que han expresado tanto en la calle como en las instituciones su rechazo a la reapertura de la central nuclear de Garoña, y de esta forma conjurar el peligro nuclear de una vez por todas.

En esta tesitura, no hay razones convincentes para que se reabra la central de Garoña, pero tampoco para la instalación de un almacén temporal en la citada central, donde en teoría se albergarían los residuos en seco durante un máximo de 10 años, en lugar de en la piscina, como hasta ahora, hasta que llegue si llega el almacén centralizado transitorio de Villar de Cañas. Además, precisamente, en un punto bajo tierra en el cual sus aguas están conectadas con el embalse subterráneo de la Llanada alavesa, como lo denunció la Diputación Foral de Álava en su día al Ayuntamiento del Valle de Tobalina al conceder la licencia de obras para su construcción.

Bienvenido sea el cierre definitivo de Garoña, aunque queda pendiente la instalación del citado almacén temporal en la central. Pero también, todavía tenemos motivos suficientes para seguir manteniendo la lucha por el cierre de las demás centrales nucleares. Está demostrado, hoy en día, que no es necesaria la energía nuclear. No son pocos los estudios que consideran factible en el Estado español contar en 2050 con un parque eléctrico completamente desnuclearizado formado exclusivamente por energías no contaminantes, que darían además trabajo a cientos de miles de personas entre empleos directos e indirectos.

El autor es experto en temas ambientales y Premio Nacional de Medio Ambiente

Herramientas de Contenido

Más sobre Opinión

ir a Opinión »