Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El Gobierno prepara para agosto la ‘batalla’ final con Catalunya

La ley de transitoriedad sustituye el TC por una Sala de Garantías y crea un Supremo catalán

Jueves, 3 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Rajoy, en su tradicional ‘posado veraniego’ en Ribadumia, Pontevedra.

Rajoy, en su tradicional ‘posado veraniego’ en Ribadumia, Pontevedra. (Foto: Efe)

Galería Noticia

  • Rajoy, en su tradicional ‘posado veraniego’ en Ribadumia, Pontevedra.

pamplona- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, contempla la convocatoria de una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros el próximo 16 de agosto si finalmente el Parlamento catalán decide admitir a trámite la proposición de ley para la celebración del referéndum soberanista fijado para el 1 de octubre. “En principio, yo no lo descarto”, expresó Rajoy, que indicó que aunque la próxima reunión de su gabinete está prevista para el 25 de agosto, no descarta que pueda haber una reunión ministerial antes.

La fecha de ese Consejo de Ministros dependerá del día en que la Mesa del Parlament se reúna para admitir a trámite la iniciativa de Junts pel Sí (JxSí) y la CUP, registrada el pasado 31 de julio y con la que pretenden dar cobertura legal al referéndum independentista. La admisión a trámite por parte de la Mesa no tendrá lugar como mínimo hasta el 16 de agosto, que es cuando se prevé que se retome la actividad parlamentaria.

El presidente del Gobierno efectuó estas declaraciones desde su reposo vacacional en Galicia, donde ayer por la mañana salió a pasear por las orillas del río Umia, a su paso por la localidad de Ponte Arnelas, en Ribadumia (Pontevedra). Desde allí, quiso insistir, en todo caso, y “con toda tranquilidad y toda moderación”, en que “no habrá referéndum el 1 de octubre”, ya que -sostuvo- “España es una democracia avanzada” en la que “la ley y la democracia no se pueden separar y no se van a separar”, en base al dictado del Tribunal Constitucional que declara ilícito el referéndum catalán.

ironíaEl presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ironizó sobre “la vocación de trabajo” que tiene el Consejo de Ministros, después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunciara que convocará uno en agosto si el Parlament tramita la ley del referéndum. “Respeto la vocación de trabajo del Consejo de Ministros. Ojalá siempre fuera así”, dijo. Puigdemont defendió que la ley de transitoriedad jurídica que impulsan la CUP y JxSí tendrá la “máxima seguridad jurídica” y aseguró que, si triunfa el sí en el referéndum independentista del 1 de octubre, habrá una transición “dialogada” con España y el castellano seguiría siendo lengua oficial.

El presidente insistió en que no contempla ser inhabilitado pese a llevar hasta el final el referéndum, defendiendo que duda de “que se pueda inhabilitar a alguien en democracia por cumplir con aquello que ha aprobado el Parlament”.

La ley de transitoriedad jurídica que preparan JxSí y la CUP prevé sustituir el Tribunal Constitucional (TC) por una Sala de Garanties catalana y también prevé crear un Tribunal Supremo catalán, en caso de que gane el en el referéndum de independencia del 1 de octubre.

Así lo explicó el diputado de la CUP Benet Salellas en una entrevista de Europa Press, en la que desveló detalles de la ley que debe certificar la independencia y sentar las bases de la transición del ordenamiento jurídico actual a uno catalán, que está redactada desde hace meses, aunque sometida a cambios.

secretismoSalellas explicó que la CUP no ha compartido la visión “casi sagrada” de JxSí sobre esta ley -cuya elaboración ha estado envuelta en un gran secretismo- y no creen que sea “omniresolutiva”, si bien constó que a lo largo de su elaboración la han ido redefiniendo, dándole finalidades y objetivos.

El diputado de la CUP, uno de los ponentes de la ley, explica que la norma explicita cómo funcionará el proceso constituyente y establece cómo se resolverían en una Catalunya independiente aquellas competencias que ahora pertenecen a la Administración del Estado, pero aclaró que no se trata de una constitución en sí misma, precisamente porque es el proceso constituyente que prevén tras el 1-O el que debe dibujarla y concretar las instituciones definitivas.

Sin embargo, la ley -que aún no se ha hecho pública- ya incluye algunas de las instituciones necesarias para suplir el papel del Estado o el Poder judicial: “No se trata de cambiar el sistema judicial catalán, pero sí de dotarnos de las instituciones necesarias para no continuar utilizando el Tribunal Supremo (TS) de Madrid o el TC, pero continuaremos teniendo TS y TC”.

El nuevo TS catalán mantendrá el mismo nombre y hará de máxima institución del sistema judicial en Catalunya, y contará con un espacio donde se debatirán materias constitucionales y de garantías de derechos;es decir, la nueva Sala de Garanties. “Para el TC buscamos una fórmula diferente porque pensamos que la última etapa de alguna forma nos pide cambiar la nomenclatura para no reproducir una institución que ha sido tan antidemocrática en relación con la soberanía de Catalunya”, aseguró.

“Nosotros tenemos que decir qué pasa con los jueces y fiscales, cómo funcionará la administración de Justicia”, dijo sobre los cambios que prevé la ley en la administración de justicia, toda vez que en el referéndum gane el a la independencia, porque si no, aclara Salellas que la ley no tendrá sentido. - D.N.

Herramientas de Contenido