El ‘lehenbiziko’ lo capturó Ignacio Zalakain

La campaña de pesca en el Bidasoa baja a 33 salmones por los 60 del pasado año

El ‘lehenbiziko’ lo capturó Ignacio Zalakain y el último Ernesto Gainza, el día de cierre del ejercicio

Lander Santamaría Josetxo Apeztegia - Jueves, 3 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Ignacio Zalakain, de Lezo (Gipuzkoa), capturó el ‘lehenbiziko’ (4,7 kilos) el primer día.

Ignacio Zalakain, de Lezo (Gipuzkoa), capturó el ‘lehenbiziko’ (4,7 kilos) el primer día. (JOSETXO APEZTEGUIA)

Galería Noticia

Ignacio Zalakain, de Lezo (Gipuzkoa), capturó el ‘lehenbiziko’ (4,7 kilos) el primer día.

elizondo- La temporada de pesca del salmón en el Bidasoa ha finalizado con la captura de un total de 33 ejemplares, una cifra muy baja y muy inferior, casi la mitad, que la del ejercicio pasado cuando se totalizaron 60 capturas. La campaña se cerró el lunes, día 31 de julio, que coincidió precisamente con la pesca del salmón número 33 a cargo del beratarra Ernesto Gainza.

El primer salmón lo capturó Ignacio Zalakain, el mismo día de la apertura (el día 1º de mayo) en el paraje de Montoia. El lehenbiziko(el primero) dio un peso de 4,700 kilos, se pescó a cucharilla y el afortunado lo vendió al Restaurante Rekondo de San Sebastián, un prestigioso establecimiento que siempre intenta hacerse con el ejemplar que abre la campaña y por el que pagó 1.800 euros.

La temporada, de acuerdo con el sentir general de los aficionados salmoneros “ha sido paupérrima”, comparada con la pasada y con la de 2015 en la que también se totalizaron medio centenar de salmones. La temporada ha transcurrido con expectación por lo que pudiera influir en el río y en la pesca de salmónidos el derribo de las presas de los 50en Endarlatsa y de la antigua central de Bera, y no ha contribuido a despejar la incógnita.

Además, la temporada ha sido muy seca y el río lleva muy poco caudal lo que ha supuesto un problema insalvable ya que con la falta de agua “los salmones no sienten la llamada del río”. Por otro lado, el derribo de las presas ha causado la desaparición de pozos en los que los salmones han buscado refugio “toda la vida”, y el caso es que entre ambas cuestiones las capturas han resultado tan escasas como ya casi no se esperaba tras dos temporadas aceptables.

Igualmente, cabe significar que la pesca de los tres últimos ejemplares se ha producido también en los últimos tres días. El día 29, Rafa Echeverría capturaba el salmón número 31 (de 5 kilos), el día 30 Carlos Gallo lograba el salmón número 32 y el último día de la temporada ha sido Ernesto Gainza, de Bera, un salmón de 1,700 kilos que fue pescado en los túneles.

año regular

Decepción. Es el sentimiento generalizado entre los salmoneros, que partían con la incertidumbre por el derribo de presas. Además, la falta de lluvias ha influido de forma muy negativa.

el primero

Madrugador. El lezotarra Ignacio Zalakain pescó el ‘lehenbiziko’ a los 12 minutos de abrirse la temporada.

la cifra

6,1


Kilos pesó el mayor salmón, pescado el 10 de junio en el paraje de El Púlpito.