El deporte se abre paso sobre ruedas en Antoniutti

El curso de patinaje de Civivox se inició el pasado martes con la idea de promocionarlo como una forma de ocio y diversión

Patricia Fernández | Unai Beroiz - Jueves, 3 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Participantes del curso de patinaje, tanto mayores como pequeños, junto a sus monitores en el circuito de Antoniutti.

Participantes del curso de patinaje, tanto mayores como pequeños, junto a sus monitores en el circuito de Antoniutti. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Participantes del curso de patinaje, tanto mayores como pequeños, junto a sus monitores en el circuito de Antoniutti.

pamplona- El martes empezaron un año más los cursos de patinaje organizados por Civivox que se celebran desde hace casi dos décadas en Antoniutti. Con ellos, se pretende impulsar el patinaje como algo más que un deporte en Pamplona.

Iosu Saldise, patinador de velocidad, es uno de los monitores que imparte este curso desde sus inicios y, tal y como afirmó “aquí se conoce el patinaje como un deporte de velocidad, pero a nivel europeo se ve como una forma de ocio”. Uno de los objetivos del curso es cambiar esa imagen del patinaje: “Se puede practicar de distintas formas, como en familia, en pareja o con amigos. Incluso se puede visitar una ciudad en patines”, aseguró Saldise. El patinador indicó que cada vez hay más personas a las que les pica la curiosidad por este deporte y, por ello, “la normativa debería igualar al patinador con el ciclista, ya que al final van a la misma velocidad”. Hasta ahora la ley recoge que el patinador tiene que ir por las zonas peatonales y a una velocidad inferior a los 10 km/h y “eso es algo que no tiene sentido, si hay un carril bici el patinador tendría que ir también por ahí”, comentó Iosu Saldise.

para pequeños y mayores El curso de patinaje de Antoniutti cuenta con dos modalidades: la de pequeños, de 5 a 14 años, y la de mayores de esa edad. “En un principio era solo de niños, pero propuse un curso de adultos y tuvo mucho éxito, siempre se llega al límite prácticamente”, explicó Saldise. No obstante, ambas se diferencian: “Con los niños lo que pretendemos es que se diviertan en patines, que conozcan el deporte y estén a gusto. A los mayores les explicamos las nociones básicas y las técnicas, que prueben y puedan seguir practicándolo por su cuenta”, aseguró el patinador. Para esto último, según explicó Saldise, se están formando cada vez más grupos para salir a patinar por la ciudad. “Además, existen diversas carreras populares. Esta ciudad celebra la Pamplona Puente, la maratón más dura del mundo, que reúne a gente de distintos lugares”, añadió Iosu Saldise.

El espacio cedido para este curso es Antoniutti, zona que, como aseguró otro de los monitores, Ander López, hay que cuidar: “Este es un circuito que tiene muchos años y lleva mucho tiempo sin tocarse. Le haría falta un asfaltado porque hay varios agujeros e incluso queda aceite de la noria de San Fermín”. “Es un lugar privilegiado para hacer deporte, no hay otro circuito en medio de una ciudad, pero hay que arreglarlo”, completó Saldise. En Pamplona hay varias pistas de patinaje, pero la mayoría son privadas. Por ello, los monitores abogan por mantener en buen estado las públicas: “Hace poco tiempo se hizo una quedada en San Jorge pidiendo que se asfaltase la pista de patinaje que hay allí porque está en muy mal estado”.

El patinaje es un deporte que “engancha a mucha gente, pero tarde”, explicó Ander López. Por eso consideran que el hecho de que el curso se realice en Antoniutti, al aire libre, es “muy importante, porque la gente lo ve y le entra la curiosidad”. Este año el curso ha reunido a un total de 31 adultos y 40 niños, aunque los monitores aseguraron que se llenarán todas las plazas. “Puede que la gente piense que no, pero todo el mundo puede aprender a patinar. Aquí he visto cómo un hombre no podía levantarse del banco con los patines puestos y ha acabado patinando”, subrayó Ander López. “Lo importante, como en todo, es la perseverancia”, añadió.

El curso se realiza los martes y jueves de 19.00 a 20.30 horas. Como broche final, el 26 de agosto se celebrará una quedada en patines por toda la ciudad para aquellos que acaban de engancharse al deporte y todos los aficionados que quieran unirse.