tres espectáculos conforman el festival

Danza contra la gravedad

La pared del baluarte de Guadalupe es el escenario donde la compañía francesa 9.81 presentará hoy ‘Azimut’, el primer espectáculo de los tres que conforman el festival ‘La Muralla en Danza’.

Un reportaje de Ana Jiménez. Fotografía Mikel Saiz - Viernes, 4 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

En la imagen, el trío de bailarines protagonista del espectáculo, durante un ensayo.

En la imagen, el trío de bailarines protagonista del espectáculo, durante un ensayo. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

En la imagen, el trío de bailarines protagonista del espectáculo, durante un ensayo.

las murallas de Pamplona se convierten esta noche de nuevo en el mejor escenario para desafiar a la gravedad a través de la danza. Sobre las paredes de piedra se deslizarán los bailarines de la compañía francesa 9.81, con elegancia y alargando y jugando con su suspensión en el aire, ante la mirada de los espectadores curiosos. El baluarte de Guadalupe acoge hoy el espectáculo Azimut, primera cita del Festival de Danza Vertical La Muralla en Danza, que contará con otras dos funciones, programadas el 11 y 18 de agosto. La ingravidez es el principio a partir de hoy.

El baluarte de Guadalupe abrirá sus puertas al público a las 20.30 horas, pero será a las 22.00 horas cuando la compañía catalana Circ Xic ponga en escena Teatro Funámbuls.Tras la propuesta circense, los bailarines de 9.81 saltarán sobre las murallas pamplonesas, con la función Azimut. Y de ahí, un viaje aéreo hasta las 00.30 horas. La entrada para asistir a la cita tiene un precio de 15 euros, e incluye el espectáculo de danza vertical;dos cañas/vino/refresco;dos pintxos;y acceso a la sesión de música con el DJ Funk Fatale a los platos.

fluidez del movimientoEl espectáculo Azimut, que llega a Iruña tras varias representaciones y un recorrido internacional, parte de la danza vertical para explorar el vértigo desde las alturas. Es una oportunidad para ver cómo tres bailarines se mueven entre la ingravidez y vivacidad, como si de pequeños momentos espontáneos se tratase, mientras dos artistas plásticos crean en directo una instantánea gráfica sobre la muralla. Todo ello envuelto por las melodías de un piano.

Eric Lecomte, creador y bailarín de la obra, señala que “la función nació hace siete años aproximadamente, pero ha ido creciendo y cambiando constantemente, tanto en número de bailarines como en la faceta artística”. Lecomte apuesta por una “continua evolución”, no solo en la obra en sí, sino también en su propia trayectoria profesional. El artista francés creó la compañía 9.81 en 2004 y ha trabajado durante más de diez años “tanto en disciplinas circenses, como explorando la danza vertical”, y también ha colaborado con numerosas compañías. Ahora, con Azimut, Lecomte tiene un objetivo: “desafiar a la gravedad, es como si fuera una lucha”, afirma Lecomte.

“Siempre he estado muy interesado en el movimiento -continúa-. Es una reflexión constante que versa sobre la gravedad, la libertad y también sobre esta combinación de ambas que se encuentra en la danza vertical”. En la función que se pone en escena esta noche no hay un hilo conductor determinado, sino que “es la propia fluidez del movimiento la que se torna protagonista y conductora”.

Profundizando en el contenido del espectáculo, Lecomte describe “un viaje a través de instantes y momentos, donde el público asistente fluirá con nosotros también, desde esa sensación de suspensión que crean los bailarines, realizando acrobacias en vertical”. Pero la danza no será la única protagonista de la noche, ya que sobre las murallas también se mostrarán “obras que un artista pintará en directo, proyectándolas sobre la pared con un retroproyector”;también “se exhibirán proyecciones audiovisuales”;y, además, habrá lugar para “la música, con una banda sonora original compuesta para la función por el pianista Gerardo Jerez le Cam”, destaca el artista francés.

La unión de estos tres lenguajes artísticos conforman así los 45 minutos del espectáculo, donde los bailarines harán de la pared su suelo. Por ello, gran parte del show “está enfocado sobre los tres bailarines protagonistas”, que realizan coreografías “tanto en trío, como en pareja, e incluso también hay momentos que se baila en solitario”, describe su creador. Pero el espectáculo interdisciplinar también encuentra lugar donde el foco de atención no recae sobre la danza: como si los bailarines desapareciesen,“todo queda enfocado hacia la pintura que se está creando en directo”, transformando la muralla en un lienzo vivo.

Los dos artistas encargados de la mencionada parte de pintura y de las proyecciones audiovisuales que completan la función pertenecen al colectivo VSRK. Ambos harán de un retroproyector y videoproyector sus mejores armas para pintar y colorear la pared del Baluarte de Guadalupe, como si del mejor lienzo se tratara, dibujando “un viaje onírico hacia otra percepción de las dimensiones”, citando la sinopsis del espectáculo.

adaptarse desde la improvisaciónEl desafío constante a la gravedad implícito en la danza vertical y aérea viene acompañado por “la adaptación al propio escenario donde se desarrolla el espectáculo”, apunta Lecomte. En ese sentido, el artista señala que “si bien tenemos una idea en mente, siempre se va desarrollando con cierta improvisación una vez estamos actuando en directo”.

“La danza vertical también juega con cambiar el plano de la percepción del público”, comenta el bailarín, que estará acompañado por Violaine Garros y Anais Raphel en su vuelo y baile sobre las murallas. Y, como reseña Lecomte, “incluso a nosotros mismos nos cambia la percepción, ya que cuando estamos bailando dejamos lo vertical a un lado y vemos el escenario como si fuese horizontal”. Por ello, a juicio de Lecomte, “el directo tiene algo mágico y es muy interesante, tanto artistas como público llegamos desde un camino, pero luego fluimos y nos elevamos hacia otra dirección”.

Los miembros de la compañía 9.81, expectantes por la apertura del festival hoy, muestran su “ilusión y ganas por presentar el espectáculo”. “Confiamos en que el público se anime a acercarse a la cita”, concluye Lecomte. La invitación para unirse al desafío a la gravedad está ahí, solo hace falta dejarse llevar por la danza, música y pintura que se deslizarán sobre las murallas: Azimut aguarda.

‘AZIMUT’

Sinopsis. Una coreografía aérea en suspensión que aúna tres artes: la danza, la pintura y la música.Cuándo y dónde. Esta noche, a las 22.00 horas -apertura de puertas a las 20.30- en el baluarte de Guadalupe, con acceso desde Caballo Blanco.

Precio. El precio de la entrada de día es de 15 euros e incluye: acceso al espectáculo de danza vertical, dos cañas/vino/refreso;dos pintxos;y sesión del DJ Funk Fatale. Hay un bono para todo el festival al precio de 35 euros.

Compañía. La compañía 9.81 (Toulouse, Francia) fue creada en 2004 por el artista y bailarín Eric Lecomte. Sus espectáculos se inspiran en la pintura surrealista y las ciencias naturales.

Ficha artística. Intérpretes: Eric Lecomte, Violaine Garors, Anais Raphel;Banda sonora: Gerardo Jerez le Cam;Artistas visuales: Collective VSRK.