Acuerdo laboral en Sunsundegui para los próximos siete años

LAB y UGT alcanzan el preacuerdo, rechazado por ELA, que está ligado a unas inversiones de unos seis millones

Sábado, 5 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Pamplona- La mayoría del comité y la dirección de Sunsundegui, empresa de Alsasua dedicada al carrozado de autobuses, alcanzaron ayer por la tarde un principio de acuerdo para los próximos siete años que debería posibilitar el desarrollo de la empresa y un plan de inversión cercano a los 6 millones de euros”.

El acuerdo, refrendado por los sindicatos LAB y UGT, y que rechaza ELA, incluye, además de una larga duración, “un plan de reducción de eventualidad;moderación salarial;objetivos de remuneración en función de los resultados de la compañía;y generación de un marco laboral basado en el trabajo conjunto y la colaboración”, explicaron fuentes conocedoras de la negociación.

Tanto las organizaciones sindicales como la dirección de la empresa manifestaron su agradecimiento al Gobierno foral por su labor de mediación en el proceso de negociación y han destacado que el acuerdo crea “un marco de estabilidad y objetivos comunes que cimientan el futuro de Sunsundegui”, donde trabajan más de 300 personas.

El acuerdo establece en concreto subidas salariales alineadas con el convenio del metal, así como un aumento de la jornada de hasta seis días en los años 2018 y 2019 que se quedaría en dos días más de los actuales en el año 2023. En cada uno de los años se fija también una compensación económica (entre 2016 y 650 euros al año) por este aumento de jornada. El acuerdo establece asimismo que durante los próximos tres años, unos 60 trabajadores pasarían a ser indefinidos.

Oskar Telletxea (LAB) es el presidente del comité de Sunsundegui, empresa en la que algunos directivos poseen el 51% de las acciones y parte de la plantilla el otro 49%. Explicaba ayer que “se ha llegado hasta donde se ha podido. Nos hubiera gustado obtener más cosas, pero el acuerdo debería servir para que se lleven a cabo las inversiones anunciadas en mejorar la planta”.

Por su parte desde ELA rechazaban este principio de acuerdo: “No es de recibo la presión hecha a la plantilla y rechazamos sacrificar condiciones a cambio de inversiones”. - D.N.