Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

la carta del día

El agua: un derecho humano básico

Por Maialen Aguinaga - Sábado, 5 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Datos contantes y sonantes: más de 1.300 millones de personas carecen de acceso al agua potable y 2.600 millones no cuentan con servicios de saneamiento adecuados. A estas carencias se debe el 80% de los problemas de salud del Tercer Mundo, por aguas contaminadas o sequías de larga duración.

El problema no es su carencia, porque es un bien público y existen reservas naturales, sino su privatización por contratos de concesión para todo lo que conlleva desde la construcción de presas y contenedores hasta el embotellado y facturación de este producto común y básico, propiedad de todo ser humano.

En la encíclica Laudato Si de Francisco se dice algo elemental y tan poco defendido por los gobiernos de alto nivel como la ONU o la OMS: que el acceso al agua potable es un derecho básico, fundamental y universal porque de él dependen los demás derechos humanos para asegurar su supervivencia. La lucha por controlar este recurso básico será el motivo de nuevos conflictos. Por ello, ahorrar su uso en la higiene diaria, en las duchas públicas, en las piscinas, evitar que los botellones produzcan una basura callejera que luego implican miles de litros de agua para limpiar lo que no se debiera haber manchado y derrochado, enseñar en la educación a nuestros niños y adolescentes a un consumo responsable de que los manantiales no son inagotables, son gestos concretos de cuidar la naturaleza procurando que el recurso básico del agua se comparta y llegue a todos.

Berta Cáceres, conocida comola Nobel Verde por el premio medioambiental Goldman, máximo reconocimiento mundial para activistas del medio ambiente, de 43 años, fue asesinada en la madrugada del 3 de marzo de 2016 por un grupo de matones que se presentaron en su casa a medianoche. ¿Por qué? Por elevar su voz ante la invasión del río Blanco para construir una represa de agua zarca, al defender a los pueblos indígenas de su fuente de recursos de ese río. Así logró que la compañía china Sinohydro retirara su participación en dicho proyecto. Pero era una voz crítica y molesta ante los depredadores del medio ambiente y la voz de los sin voz, por defender el medio ambiente, su derecho a vivir con sus fuentes de energía. Su voz sigue resonando en las conciencias de los sin tierra, sin agua, sin trabajo y sin techo porque otros se los arrebatan.

El 2 de septiembre se celebrará en Madrid la Jornada Mundial de oración por el cuidado de la creación convocada conjuntamente por la Comisión Mixta Ortodoxo-Católica Romana. Ojalá esta iniciativa surgida en un ámbito eclesial ecuménico, sea también secundada por nuestros gobernantes a todos los niveles, sumando a favor del ser humano, en lugar de centrarse solo en temas de conveniencia y secundarios comparados con la urgente necesidad de preservar este bien. Sin el agua no hay sociedad que prospere. ¿Qué sentido tiene invertir miles de millones de dólares para ver si hay vida inteligente en Marte y negar el agua en zonas áridas a tantos millones de seres humanos en el planeta Tierra?

Herramientas de Contenido