Mesa de Redacción

Garoña, ha sido el dinero

Por Joseba Santamaria - Sábado, 5 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Las cosas que tienen que ver con el interés general ocurren así: por la puerta de atrás, hurtando el debate real a la opinión pública y en acuerdos cerrados de forma oscura entre poderosos. Tras décadas de lucha social y pronunciamientos políticos e institucionales exigiendo el cierre de la planta nuclear de Garoña -el Parlamento y el Gobierno de Navarra lo han reclamado reiteradamente-, el Gobierno de Rajoy anuncia el cese definitivo de la central más obsoleta y antigua de las ocho operativas en el Estado y la más cercana a Navarra. Pero pese a los intentos apresurados de movimientos ecologistas y partidos políticos por apuntarse el valor de la decisión -algunos bochornosos, como el del popular Javier Maroto que se autoubicó en la lucha contra la central cuando hace apenas unos meses votaba en el Congreso en favor de su mantenimiento-, no ha sido la movilización social que ha mantenido encendida la llama de la denuncia, ni el debate medioambiental, ni los fallos de seguridad que han afectado periódicamente a Garoña, cuya vida útil de 40 años expiró en 2009 pese a lo cual ha seguido activa y generando ingresos millonarios durante ocho años mientras se boicoteaba la apuesta por las energías renovables, ni los impactos en la opinión pública de desastres como Chernóbil o Fukushima. Ha sido el dinero. Simplemente, Iberdrola y Endesa, propietarias de Garoña, han echado cuentas y han concluido que ya no les resultaba rentable mantener abierta la planta con el coste de las inversiones en seguridad y modernización que se les exigía. Nada más.

Últimas Noticias Multimedia