Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Estella-Lizarra | Actos tradicionales

Un acto solo para ellas

La Bajadica de las chicas, una tradición con 43 años de antigüedad, volvió a ser multitudinaria una vez más
Setenta minutos retuvieron las participantes a la Corporación en su descenso desde El Puy

R. Usúa - Domingo, 6 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Más de 200 mujeres y niñas se sumaron ayer a la Bajadica del Puy de las chicas, que, como siempre, animó la Banda de Música.

Más de 200 mujeres y niñas se sumaron ayer a la Bajadica del Puy de las chicas, que, como siempre, animó la Banda de Música. (R. USÚA)

Galería Noticia

  • Más de 200 mujeres y niñas se sumaron ayer a la Bajadica del Puy de las chicas, que, como siempre, animó la Banda de Música.

estella-lizarra- Uno de los actos sin duda más tradicionales y genuinos de las fiestas de Estella es la Bajadica del Puy de las chicas, un acto reservado solo para ellas y que tiene lugar cada sábado festivo tras la misa celebrada por la mañana en la Basílica de la patrona. Ayer, con una temperatura algo más agradable que en ediciones anteriores, se repitió una vez más la tradición, que nació hace ya 43 años, en 1974, con la participación de más de 200 mujeres y niñas de todas las edades.

A las 12.20 horas, en la calle Valdeallín, sonó por primera vez la partitura del acto, la marcha Bajo la doble águila, que hoy la Banda de Música volverá a hacer sonar durante la Pañuelada masculina, unos años más antigua. Allí esperaba la Corporación, muy mermada de efectivos, ya que solo acudieron los representantes de UPN, Geroa Bai, PSN y la concejala no adscrita Yolanda Alén, que disfrutó especialmente cada minuto. Faltaron, pues, los representantes de EH Bildu y de Ahora-Orain, y por ello al concejal Ricardo Gómez de Segura (Geroa Bai) le tocó portar la vara de mando.

En un primer momento apenas una veintena de participantes frenaba a la Corporación en su camino a la casa consistorial, aunque conforme fueron avanzando metros fue sumándose más y más gente. De inicio estaba ya una joven cuadrilla de 12 y 13 años habitual en este acto cada año, según dijeron Miriam Ciriza, Lucía Ciriza, Inés Pinto, Laura Azcona, Irati Monreal, Maite Garbayo, Daniela Gómez, Arrate Izaguirre, Alba Urra y Haizea Satrústegui. “Venimos siempre, desde muy pequeñas, pero antes veníamos con nuestras madres”, aseguraron.

Según dijeron, disfrutan las fiestas a tope, aunque sus preferencias son claras: “Lo que más nos gusta son las barracas, los encierros y también la Bajadica, que hacemos en cuadrilla”. Y lo cierto es que se les vio disfrutar hasta el final, entonando con ganas y bailando cuando la canción lo requería.

70 minutos de duraciónComo suele ser habitual, en las primeras filas se sitúan las participantes más jóvenes, y también hay quien acude en familia a disfrutar del acto. Igualmente, se abre a cualquier mujer o niña que quiera sumarse y sea de donde sea, eso sí, vestidas de blanco y rojo. Por ejemplo, dos estellicas como María Puy Pérez y María Puy Oronoz participaron ayer acompañadas de otras dos amigas de otras localidades, algo que, dijeron, repiten cada año. “Participamos siempre en la Bajadica, aunque un rato, no la hacemos entera que ya somos veteranas”, explicaron. El argumento lo tiene claro: “hay que mantener las tradiciones, como es esta”, señalaban avanzada ya la calle Carpintería.

Antes de llegar a la hora de duración, las primeras filas ya habían llegado a las inmediaciones de la casa consistorial, pero las últimas se hicieron mucho más de rogar, disfrutando de un día que para muchas es de los mejores de todas las fiestas mientras avanzaban dos pasos para adelante y otros dos para atrás.

Finalmente, tras una hora y diez, fueron dejando paso y se colocaron haciendo un pasillo para que tanto la Banda de Música como la Corporación pudiesen llegar hasta el ayuntamiento. Por supuesto, hicieron el pasillo agitando los pañuelos rojos para despedir el acto saludando a la Corporación, que respondió desde el balcón de la casa consistorial con sus pañuelos y con la bandera de la ciudad, que volvió a portar el edil socialista Jorge Crespo, el más joven de todos los concejales.

Herramientas de Contenido