a Roma tras Inglaterra

Motxila 21 Vacaciones musicales en Italia

Todos tenemos muy claro que han venido para hacer mucho ruido, y del bueno. Pero no solo aquí, sino que sus timbales, cajas, vientos y demás también se han hecho internacionales y, tras la gira por Inglaterra, ahora vuelan a Roma.

Un reportaje de Fernando F. Garayoa. Fotografía Oskar Montero - Domingo, 6 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Motxila 21, antes del último ensayo previo al viaje que les llevará a Italia, el pasado miércoles, posando ‘a lo Beatles’ en el paso de cebra sito junto a su local de ensayo en la Txantrea.

Motxila 21, antes del último ensayo previo al viaje que les llevará a Italia, el pasado miércoles, posando ‘a lo Beatles’ en el paso de cebra sito junto a su local de ensayo en la Txantrea. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Motxila 21, antes del último ensayo previo al viaje que les llevará a Italia, el pasado miércoles, posando ‘a lo Beatles’ en el paso de cebra sito junto a su local de ensayo en la Txantrea.

“En la Motxila los sueños suman más de 21”, dice la canción creada por Kutxi (Marea) para la banda. Y la realidad dicta que los sueños que va cumpliendo esta banda sino han llegado, o superado la veintena, les falta muy poco. El último, una gira por Italia, país hacia el que volaron ayer y en el que hoy ofrecerán, en el festival A Tutta Birra,de San Quirico di Sorano, el primer concierto.

Mikel Barullas,el de los platillos (a la par que miembro indisoluble de Tijuana in Blue), pilar fundamental de la banda explica que “la historia de este viaje nace, tras 14 años funcionando, y como somos gente muy ahorradora, absolutamente independiente, sin financiación pública alguna, decidimos, como premio para la banda, irnos una semana a a Italia. Al principio nos salió una historia de Milán, Florencia y Roma, pero, claro, son demasiados kilómetros y lo que queríamos era estar tranquilos. Así que, al final, con la mediación de Fertxu Izquierdo y Tonino Carotone, optamos por ir solo a Roma, porque, además, agosto son fechas muy malas allí, solo hay turistas... No hemos debido acertar muy bien, pero es que nosotros dependemos de las vacaciones de la gente, porque somos unos cuantos, y cuadrar todo es complicado. El caso es que, por lo menos, tenemos un bolo cerrado el día 6 (el citado festival A Tutta Birra), descartando otros que nos habían salido pero que suponían recorrer distancias de más de 300 kilómetros. De esta forma, salimos el día 5 para Italia, tocamos el día 6, y a partir de entonces, se trata de disfrutar de unas vacaciones, aunque también hemos pedido permisos para poder tocar en Roma, en la calle, y parece que van en buen camino. De esta forma, casi seguro que ofreceremos otro concierto en Roma, a pie de calle. Y, además, en Roma hay un restaurante, Il Girasole, que lo llevan chicos y chicas con síndrome de Down, y probablemente también toquemos allí. Pero, realmente, sobre todo, vamos de vacaciones”. El resultado final es que Motxila 21 no se moverá prácticamente de Roma, saldrá de Iruña el día 5, y el día 6 ofrecerá su primer concierto, en el que contarán con la colaboración de Tonino Carotone, toda una referencia por aquellos lares, y que ha sido uno de acicates de esta aventura.

RepertorioComo buena y profesional banda, Motxila 21 aterrizará en Roma con un repertorio renovado y ad hocpara tamaño viaje. “Hemos incorporado dos temas italianos, La ragazza del elevatore, de Silvio;y Guarda che Luna.Tonino nos propuso hacer alguna de las suyas pero entre las vacaciones y que nosotros necesitamos tiempo para trabajar los temas, no ha podido ser. Pero no solo hemos incluido estos dos temas, la verdad es que el repertorio se ha renovado mucho, tenemos un rap nuevo, también contamos con una soprano impresionante, con la que hacemos un tema de Kusturica, también una propia que llamamos la rusa, que será la del videoclip, otra tipo Zarama... Eso sí, las dos clásicas, es decir, la que nos hizo El Drogas (Somos la banda Motxila 21) y la del Kutxi (No somos distintos), no faltarán porque son para nosotros dos himnos, que, sobre todo, saliendo fuera no pueden faltar”.

En este sentido, Jose Landa, quien fuera primer batería de Barricada y durante muchos años en grupos como Malos Tratos o Los Dinosaurios, apunta que “el viaje a Londres estaba más organizado en el sentido de que íbamos a ofrecer varios conciertos cerrados, pero este es un poco más libre, como un regalo, como unas vacaciones para hacer piña que, a la vez, aprovechamos para tocar. Es menos serio de lo que fue el viaje a Londres pero eso no significa que los conciertos que vayamos a dar no lo sean, porque la actuación en el A Tutta Birra es muy potente”.

Barbecho... y a topeHay que tener en cuenta que Motxila 21 hizo un parón de casi un año, hasta diciembre de 2016, para replantearse el modelo de banda y de gestión de la misma, pero su regreso, a partir de enero de 2017 ha sido brutal. Con un calendario repleto de fechas que les llevó a tocar, por ejemplo, en el mismo festival que Van Morrison, el BBK Music Lengends. “La verdad... Tenemos el 2017 lleno y muchas cosas para 2018, estamos acojonaos...”, apunta Mikel. “Y eso que una de las decisiones que tomamos fue la de hacer menos bolos, porque no queríamos saturar a los chavales. Y de hecho hemos dicho que no a muchos conciertos. Para nosotros lo primero es la banda, y sus integrantes”.

En cualquier caso, esta filosofía selectiva no quita para que el 21 de agosto Motxila 21 toque en el Mundial de Rugby inclusivo, que se celebrará en Vitoria. Y, además, abrirán la Liga de fútbol para Osasuna actuando en el primer concierto de los rojillos en El Sadar en septiembre. “Nos están llamando de muchos sitos, desde Almería hasta Valladolid, pero es que somos un banda muy especial, nosotros siempre pensamos, lo primero, en los chavales, y ellos son los que marcan los conciertos, y son muchos kilómetros. Estamos pensando, en un futuro, hacer un gira por Andalucía, pero en el mismo plan que esta de Italia, es decir, casi como unas vacaciones en las que damos algún concierto, en plan tranquiloVideoclip y documental Como no podía ser de otra forma, además de tocar y disfrutar de unas merecidas vacaciones, el viaje de Motxila 21 servirá para que Iñaki Alforja, inseparable de la banda desde sus inicios, grabe un videoclip y un corto documental sobre el viaje y la formación. El propio Iñaki explica cómo se va a desarrollar tan particular rodaje.“Ellos me invitaron a ir a Roma con la banda cuando todavía no se sabía muy bien qué iban a hacer, simplemente me dieron la premisa de que lo que aquello iba a ser una aventura, lo íbamos a pasar muy bien y había que grabarlo. Y yo, como estoy con ellos muy contento, me apunto. Posteriormente, hemos perfilado que por un lado grabaremos un videoclip y por otro un corto documental. El vídeo será con la canción que el grupo denomina como la rusa,que es la canción que acompañaba a los títulos de crédito del documental anterior. Es un tema que va in crescendo, que acaba en una explosión musical y que dura siete minutos, algo no excepcional para un videoclip y que supone todo un reto. La idea es montarlo con imágenes del viaje, con todo los recorridos que se hagan por Roma, con la intención de darle un aire muy italiano, exagerado, lleno de vida porque creo que la capital italiana encaja mucho con la vitalidad de Motxila 21, esa idea vital de disfrutar, aprovechar el momento y vivir el día a día. El vídeo será eso, la calle y la vida de Roma con los Motxila. En cuanto al corto documental, teniendo en cuenta que el docu anterior se hablaba de cómo se sentían las personas Down en torno a sí mismas, desde un entorno positivo y no paternalista, en el que hablaban de la amistad, del sexo, de las enfermedades, de la muerte... Pero es verdad que, siendo un banda de rock, había un aspecto que se quedaba como venido a menos, la música. Y es que ellos, principalmente, son músicos y músicas, ellos se han juntado por ser una banda. Y, de hecho, se han empoderado gracias a la música y la banda. Por eso me apetece rodar un documental que hable de esa pasión por la música”. “Lo bueno -explica Iñaki- es que tengo un grado de intimidad con la ellos y ellas que es difícil conseguir, lo que hace se sientan cómodos delante de la cámara, y esa fuerza de sentirse libres se nota”.