Los distintos golfos de España

Alberto F. Araujo - Domingo, 6 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un escolar sentado a mi lado en el banco de un jardín. Las manos en el rostro, balanceando el cuerpo de delante hacia atrás en un movimiento mecánico, nervioso y, al parecer, incontrolable. Recordaba a la acción oscilante que emplean los judíos en sus oraciones. Un colegio allá enfrente como el Templo de Salomón y el Muro de los Lamentos más acá, reconvertido en dicho jardín, donde paseantes, novios, jubilados, perros, gatos y caracoles son vecinos cotidianos;un jardín cualquiera. Si bien los judíos emplean todo su ser: la mente, el corazón y la boca declarando los rezos con el habla, el resto del cuerpo se mece.

Todo está felizmente conectado con El Creador. Al lado derecho del niño, la mochila-cartera;al izquierdo, un tentempié a medio comer y un refresco sin abrir. No resistí más. Cerré el periódico y le pregunté en plan paternalista cuál era el problema.

-Me quedé sin vacaciones, he fallado… -respondió.

-¿El examen final? Matemáticas, ¿no? -insistí.

-No, no, qué va, en eso ando bastante bien -contestó.- La pregunta fue cuántos golfos hay en España exactamente y su ubicación… Me quedé en blanco, no sé qué me pasó.

Le miré con ternura, le puse una mano en la cabeza, le di un beso en la frente, cogí mi periódico y me fui del parque. Comenzaba a refrescar. Puñetera Lomce… Cada vez lo ponen más difícil…