Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Pablo Lorente cofundador de ribera no + centrales y sustrai erakuntza

“Tenemos que ser el relevo a las nuevas luchas para hacer un mundo mejor”

Domingo, 6 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

pamplona- Cuenta Pablo Lorente Zapatería (Castejón, 1969) que ya con 8 o 9 años fundó con sus amigos una pseudo-asociación de protección del medio ambiente para discutir con otros mozos del pueblo que se dedicaban a matar pajarillos con tirachinas o perdigonazos;a él eso entonces ya le enervaba. Pero en realidad ha sido su militancia desde posiciones políticas de la izquierda y desde aquellos que defienden otro modelo de gestión energética y de recursos donde ha desarrollado su actividad pública. De 1995 a 1997 fue parlamentario foral por Izquierda Unida-Ezker Batua, pero dimitió en febrero de ese año por discrepancias con la dirección mayoritaria del partido en Navarra. En su toma de posesión del escaño en junio de 1995 llevaba una camiseta con el lema Itoiz Paralización y juró el cargo como “republicano, vasco y comunista”. Fue cofundador de la plataforma Ribera NO + centrales que se creó en 1998 ante la liberalización del mercado de las energéticas y la creación de las centrales térmicas de ciclo combinado en Castejón. De alguna manera, recogían así el testigo de la lucha ecologista en la Ribera y en Navarra de aquellos comités antinucleares. Hoy, desde la Fundación Sustrai Erakuntza también luchan contra el TAV o la extracción de gas por fractura hidráulica o Fracking.

¿Qué sensación le provoca el cierre definitivo de la central de Garoña?

-Es un éxito de la movilización y la lucha e indica el camino para cerrar todas las centrales. El temor ahora es por las que quedan y sus residuos. Y es una lástima que se haya perdido la oportunidad para abrir un debate sobre el modelo energético que queremos como sociedad, que no puede estar basado en los recursos finitos como el uranio, el carbón o el gas. Hay que educar en la reducción del consumo, apostar por el decrecimiento.

¿Qué heredaron de aquellas luchas de los años 70?

-Fueron un referente estatal y europeo, pero al tiempo también se demostró que cuando la gestión se deja en manos de mafias especulativas y se privatizan empresas de energías o gestión de residuos, se entra en la justificación verde del capitalismo.

¿Qué le preocupa hoy como militante ecologista?

-Me preocupa que la gente viva de ilusiones y no de realidades. Me da lástima la desmovilización, el conformismo. Hay alternativas a todo, y los que decimos que no a algunos proyectos es porque decimos que sí a otras propuestas. Y que las luchas no son aisladas, ni de patio trasero: no se puede ser solidarios con la lucha en el Ártico o el Amazonas y luego olvidarse de lo que pasa en casa. O al revés. Debemos ser también el relevo a las nuevas luchas y a las nuevas generaciones por un mundo mejor.

Herramientas de Contenido