Casco rojo

Usar la cabeza

Por Sergio Garbisu - Lunes, 7 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

E n 1986 yo tenía 14 años, andaba con una Vespino trucada y ya no me perdía una carrera del Mundial en TVE. Un tal Ángel Nieto, con 39 años y lejos ya de poder ganar ninguna carrera, corría para ayudar a su joven compañero de equipo, un tal Aspar. Entonces, sin Internet, yo de Nieto sólo sabía lo que decía la revista Motociclismo, que había sido un montón de veces campeón del mundo con motos de 50 cc, casi de juguete pero que corrían como demonios. Y poco más. 30 años de carreras después, es justo reconocer en su figura el génesis del desarrollo del motociclismo actual de competición. Y es cierto también que sin él, nada hubiera sido igual. Sinceramente creo que su figura sobrepasa con mucho su valía como piloto. Desde entonces he podido ver un montón de vídeos de sus carreras y realmente no consigo ver en él un piloto técnicamente excepcional. Eso sí, valiente como el que más. Y listo, el que más. Probablemente fue el primero que no basaba sus éxitos en ser el más rápido, sino en leer mejor la carrera y usar la estrategia adecuada. “Usar la cabeza”, solía decir.

Ayer, sobre el asfalto cambiante de Brno, hubo uno que también centró su acción en buscar la mejor estrategia. Primero jugándosela con un blando de agua trasero, en contra del resto de parrilla. Después, viendo que no funcionaba, pasando al plan B y entrando en la segunda vuelta a por la moto de seco. Y otros 20 puntos al saco. Personalmente, las carreras que se deciden por estrategia de equipo no me gustan demasiado. Que no sean elementos externos (ingenieros de pista, telemetristas, técnicos de neumáticos) los que decidan. Pero en este caso nada se puede achacar a Marc. Porque es sabido que la mayoría de las ocasiones es él el que por instinto puro de piloto toma las decisiones. Y muchas de las veces en contra de la opinión de sus técnicos e ingenieros.

En los tiempos de Nieto, no había otra opción. Pero ahora resulta loable que en este desparrame técnico que son las carreras un piloto siga confiando en su instinto y use la cabeza. Por eso a Ángel le gustaba tanto Marc.