Mesa de Redacción

No todo vale

Por Alicia Ezker - Lunes, 7 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

“Quién no aspira a ser turista alguna vez? Una de esas personas, cámara o móvil en mano, que disfruta transitando por lugares ajenos, conociendo otras formas de vida, otras culturas, otras gentes. Casi todos somos residentes en un lugar y turistas en otro al mismo tiempo. Los de casa y los de fuera, los de entre semana y los del fin de semana, los de todo el año y los de la temporada de verano, los de siempre y los de casi nunca. Todos son necesarios, pero cada cual en su papel y siempre que los beneficios de unos no se conviertan en pesadilla de los otros. Lo que está pasando con el turismo en este momento, sin negar la importancia de este sector en la economía, es que cada vez son más los lugares que lo ven no como una ventajosa fuente de ingresos sino como un problema y una molestia para una gran parte de los ciudadanos que tienen que convivir forzosamente con él. Hasta ahora los saturados eran los destinos de sol y playa en verano, pero ahora, sobre todo por el auge de plataformas como Airbnb, la saturación ha llegado también a muchas ciudades como Venecia, Lisboa, Barcelona... que están viendo cómo sus centros se deshabitan y se pierden en una enorme masa de visitantes que se alojan unos días y los recorren cual parque temático. Ese turismo sin control empieza a ser un problema y lo que es peor, empieza a generar más tensiones que placeres.